Progresiones de acordes de jazz: Guía para principiantes

Progresiones de acordes de jazz: Guía para principiantesProgresiones de acordes de jazz: Guía para principiantes

La música de jazz se define por su interminable experimentación y su empeño en romper los límites. Con tantos matices, puede ser difícil aprender a hacer progresiones de acordes de jazz o incorporarlas a tu música.

Por suerte, hemos elaborado una guía que descifra los entresijos de las progresiones de acordes de jazz para que puedas empezar a escribir música más compleja. Compartiremos algunas de las características de las progresiones de jazz junto con ejemplos clásicos para que puedas empezar a crear música con estilo a tu manera.

¿Qué es una progresión de acordes?

Antes de construir una progresión de acordes de jazz, es clave entender qué es un acorde y cómo construirlos. Esencialmente, un acorde es una colección de 3 o más notas que pertenecen a la misma tonalidad, o familia de notas. Además de la tonalidad, los acordes se definen con modificadores como mayor, menor, aumentado y disminuido, que indican cómo se crean.

Las tonalidades mayores tienden a tener un flujo más natural, dando lugar a canciones alegres y optimistas, típicas de la música pop. Las tonalidades menores, en cambio, tienden a ser un poco más misteriosas o tristes.

Las progresiones de acordes de jazz tienden a mezclar y combinar acordes mayores y menores para crear una forma compleja de expresión. Esta forma de describir los acordes es universalmente entendida por los músicos, por lo que merece la pena dedicar tiempo a entender la teoría básica que hay detrás.

Una progresión de acordes es un conjunto de acordes dentro de una tonalidad determinada cuyo orden evoca un determinado sentimiento en el oyente. El contexto es importante en las progresiones de acordes. Los mismos tres acordes presentados en un orden diferente pueden dar un resultado emocional completamente distinto.

Las progresiones de acordes se expresan con números romanos. Los símbolos se utilizan para mostrar los acordes aumentados y disminuidos, emparejados con los números. Para una tonalidad menor, el número romano es minúsculo. Las tonalidades mayores tienen números romanos en mayúsculas para distinguirlas mejor.

¿Qué es la música de jazz?

Para entender la marca ecléctica de una progresión del jazz, puede ser útil mirar los orígenes o las raíces del género. La música de jazz nació en Nueva Orleans a principios del siglo XX.

Esta ciudad era increíblemente diversa, lo que llevó a los músicos de jazz a combinar los sonidos del swing, el jazz blues, el ragtime y las marchas de banda para obtener un sonido característico. Este género se basa ampliamente en la improvisación y la experimentación con héroes del género como Duke Ellington y Benny Carter.

Los músicos y cantantes de jazz son conocidos por tener un notable nivel de habilidad técnica y experiencia. Como dice el refrán, hay que conocer las reglas para romperlas, y muchos músicos de jazz se toman esto a pecho cuando se trata de teoría musical.

¿Qué define a las progresiones de acordes de jazz?

lo que define las progresiones de acordes del jazz

Si quieres que tus acordes destaquen entre la multitud, utilizar una progresión de acordes de jazz es un buen punto de partida. Una progresión de jazz tiende a ser más compleja que la típica progresión de acordes de pop o rock, y a menudo rompe algunas de las reglas más tradicionales de la teoría musical, utilizando pilas y tensión para crear sentimientos cambiantes e inolvidables.

Desde Charlie Parker hasta Louis Armstrong, las progresiones estándar de jazz tienen algunas características comunes. Estos son algunos de los rasgos que definen las progresiones de acordes de jazz.

Ritmo

¿Tiene ritmo? El fraseo de la música de jazz es único, ya que incorpora la síncopa y la expresión fuera de compás como parte de su sonido característico. A diferencia de la mayoría de los demás tipos de música, la música de jazz no tiene que caer limpiamente en los tiempos muertos.

Las progresiones de acordes de jazz son fluidas y a menudo tienen tonos principales entre los acordes para crear interés y una composición más orgánica.

Dado que la música de jazz nació de la improvisación, la creación de este contraste dinámico es clave. Los cambios de ritmo del jazz te mantienen en vilo cuando escuchas esta forma de música tan dinámica.

Dinámica

La música de jazz se construyó a partir de la mezcla de géneros y la improvisación en vivo. Por lo tanto, tanto si tocas la guitarra de jazz como si haces scatting sobre algunos acordes de blues de jazz, expresarás una amplia gama de tonos y niveles. La música de jazz fluye y refluye en relación con el mensaje de la música.

7º/9º

Las 7ª y 9ª se refieren a la posición de las notas dentro de las 12 tonalidades basadas en la tonalidad de partida. Por ejemplo, en la tonalidad de Do mayor, la 7ª nota de la escala es Si. Un acorde CMaj7 es, por tanto, C-E-G-B añadiendo una 7ª nota al acorde común de Do mayor que se escribe como C-E-G.

El acorde de 7ª tiene una nota adicional que añade tensión e interés a un acorde ya conocido. Las novenas, las decimoterceras, etc., utilizan este mismo principio, continuando con el apilamiento de notas adicionales sobre el acorde base. Un acorde básico de jazz suena con mucha más profundidad gracias a la ayuda de estas notas adicionales.

Modulaciones

La música de jazz no es conocida por ser directa. A diferencia de otras formas populares de música, la música de jazz cambia a menudo de tonalidad en un proceso conocido como modulación. Este cambio crea la atmósfera dinámica por la que es conocida la música de jazz.

Disonancia

La disonancia se refiere a la tensión en la música. Cuanto más cerca están las dos notas, más disonancia tienen. Muchos acordes de jazz enfatizan estas relaciones por diseño, creando y liberando la tensión para obtener recompensas sonoras. Dispositivos sonoros como los acordes de séptima de dominante ayudan a facilitar la disonancia y las modulaciones características del género.

Técnica de las progresiones de acordes de jazz

técnica de progresión de acordes de jazz

Las progresiones de acordes de jazz son únicas en sonido y efecto por su diseño. Estas son algunas de las técnicas clave que hacen que las progresiones de acordes de jazz sean tan mágicas:

Sustitución de Tritones

La sustitución de tritono, en la que un acorde de 7 dominante se cambia por otro a un tritono de distancia, se utiliza comúnmente a través de la improvisación y se utiliza para crear tensión, especialmente durante los solos.

Secundario Dominante

Un acorde de dominante secundario consiste en crear un acorde de 7 de dominante (o un acorde de 5 con una 7ª añadida) construido sobre cualquier grado de la escala además del acorde de 5. Este recurso sonoro crea una variación satisfactoria y ayuda en la transición de un movimiento a otro.

Acordes de paso decreciente

Entre los acordes clave de una progresión, los estándares de jazz suelen incorporar acordes de paso decreciente. Estos acordes ayudan a crear tensión y liberación, especialmente cuando se mueven entre la tónica y los grados de escala 4 y 5.

Florecimientos

Aunque esto es bastante general y difícil de definir, las progresiones de acordes de jazz suelen ser más complejas que la típica combinación de acordes. En lugar de un cambio directo entre acordes menores y mayores, se trabaja con progresiones como Em7 A7 Dm7 G7 Cmaj7.

Esto se ve en el apilamiento de la música de jazz, que añade líneas de bajo andantes y notas principales adicionales para pasar de una modulación a la siguiente. La música de jazz da prioridad a estos añadidos, ya que encierra el espíritu de la improvisación.

Progresiones de acordes de jazz en la música actual

No todo el mundo es aficionado a la música clásica de jazz. Sin embargo, las progresiones de acordes de jazz aparecen a menudo en la música que amamos hoy en día:

Ejemplos de progresiones de acordes de jazz

Ahora que has escuchado las progresiones de acordes de jazz, es hora de ponerlas en práctica. Aquí tienes cinco progresiones de acordes de jazz clásicas que puedes utilizar en cualquier tonalidad para animar tu música.

ii-V-I

Las variaciones de la clásica progresión 2 5 1 son probablemente las más populares entre los estándares de jazz. Al igual que cualquier progresión de acordes, también se pueden añadir séptimas para obtener un interés adicional. En la tonalidad de Do, esta progresión de acordes equivale a Dm7 a G7 a Cmaj7.

La progresión ii v i, o ii V I, en este caso, abarca muchos géneros musicales, incluido "Sunday Morning" de Maroon 5:

I-vi-ii-V

Esta sencilla progresión es estupenda para establecer la tonalidad empezando y terminando con el conocido acorde de I mayor y cinco o dominante. Toma el ejemplo de clásicos como "Cheek to Cheek" de Fred Astaire:

IV-iv

Aunque pueda parecer extraño, pasar de la 4ª mayor a la 4ª menor puede ser una progresión de acordes en sí misma. También es una progresión de acordes bastante sencilla de recordar si alguna vez te encuentras con dificultades para aprender acordes de jazz. Por ejemplo, en la tonalidad de Do mayor, esto equivaldría a pasar de un Fmaj7 a un Fmin7.

Esta progresión se puede escuchar en canciones como "There Will Never Be Another You" de George Benson:

I-IV

La progresión de acordes I IV puede tener sólo dos acordes, pero eso no la hace menos impactante. Es mucho menos común que la progresión I V, muy común en la música pop, pero aún así la escucharás en clásicos de renombre como "Imagine" de John Lennon:

iii-vi-ii-v

Aunque el iii vi ii v se utiliza a menudo como un giro entre secciones, sigue siendo digno de mención en el contexto de los acordes de jazz. Las canciones de influencia jazzística tienden a ser bastante dinámicas, incorporando un cambio regularmente en lugar de repetir los mismos acordes una y otra vez.

El ii v menor puede ser sustituido por un acorde V mayor dependiendo de la base de su tema. Dado que la música de jazz oscila regularmente entre el mayor y el menor, puedes experimentar con cualquier acorde de la misma manera que abordas la sustitución del acorde ii v.

Imaj7-II7-iim7

Esta clásica progresión de acordes de jazz se ha ganado la reputación de ser una de las mejores, mostrándose en canciones que van desde "The Girl From Ipanema" hasta "Take the A Train":

Sólo en "La chica de Ipanema", experimentará cambios de acordes de Fa#dim7 a Sol7 a Do7 a Am7 de nuevo a Do7. Cada compás puede ser diferente en el contexto de una progresión de acordes de jazz.

Cómo hacer una progresión de acordes de jazz

cómo hacer una progresión de acordes de jazz

Ya has escuchado la magia de las progresiones de acordes de jazz, ¡ahora es el momento de crear las tuyas propias! Aquí te explicamos cómo puedes construir tus propios acordes de jazz en 5 sencillos pasos.

1. Escoge tu llave de salida

Para construir su progresión de acordes, primero debe elegir la tonalidad o familia de notas para crear sus acordes. La música de jazz es única en el sentido de que normalmente se pasa de una tonalidad a otra, por lo que también es una buena idea esbozar cualquier otra tonalidad relativa para una futura modulación.

Elige una tonalidad dentro de tu rango vocal o instrumental con la que te sientas cómodo tocando. En caso de duda, opta por la tonalidad de Do para evitar los accidentes iniciales al tocar giros y variaciones complejas en tu música.

2. Escriba su tabla de acordes

Una vez seleccionada la tonalidad, es el momento de escribir las tablas de acordes. En el caso de las progresiones de acordes de jazz, es aconsejable escribir tanto las configuraciones de acordes mayores como menores, ya que regularmente saltará entre las dos tonalidades, a la vez que se salpica con acordes disminuidos y otras florituras. También puede utilizar una carta de acordes de referencia si se encuentra atascado.

3. Experimentar con nuevas combinaciones

Ahora es el momento de divertirse. Puedes empezar con las combinaciones tradicionales de progresión de acordes de jazz, como vi ii v, o jugar con estándares de jazz, pero también puedes mezclar y combinar a tu gusto. Ten en cuenta que algunas de las relaciones sonoras más fuertes de la música de jazz se basan en la interacción entre los grados de la escala i, ii, iv y v, así que deberías jugar con estas combinaciones.

4. Añade esa especia característica

Tocar música de jazz consiste en añadir una capa extra de sabor a tus melodías. Una vez que hayas dado con una progresión de acordes que te entusiasme, busca formas de añadir variación, movimiento y capas adicionales dentro del contexto de tu canción.

Tal vez tomes ese acorde de Do mayor y lo conviertas en un Cmaj7. Tal vez incorpores cambios de ritmo, dejando que tu acorde V golpee fuera del compás de bajada. Tal vez utilices acordes semidisminuidos entre los acordes de tonalidad para salvar la distancia.

En el jazz, no hay reglas. Juega con tu fraseo para que tu melodía sea lo más dinámica y variada posible.

5. Improvisa, revisa y repite.

¡Ahí lo tienes! Una vez que tengas una progresión de acordes, es hora de improvisar y añadir a la música en el verdadero estilo del jazz. Toca la guitarra de jazz, haz scat o haz un riff en las teclas sobre tu progresión. Las posibilidades son infinitas.

Las progresiones de acordes de jazz son especiales. Asumen riesgos, añaden florituras y crean suspense para crear una profundidad en la música que es difícil de encontrar de otro modo. Esperamos que esta guía le facilite la incorporación de acordes de jazz en su música.

Tanto si eres un experimentado guitarrista de jazz como un músico en ciernes interesado en tocar acordes más complejos, la música de jazz es para ti. ¡Diviértete experimentando con las progresiones de acordes de jazz!

Da vida a tus canciones con una masterización de calidad profesional, ¡en segundos!