La cuantización en la música: ¿Cuándo y cómo utilizarla?

La cuantización en la música: ¿Cuándo y cómo utilizarla?La cuantización en la música: ¿Cuándo y cómo utilizarla?

La cuantización es un término comúnmente utilizado en la producción musical que puede parecer abrumador si no estás familiarizado con su uso. Sin embargo, el concepto es mucho más fácil de entender de lo que crees.

En esencia, la cuantización se refiere al proceso de alinear las notas que se han grabado en un DAW o secuenciador MIDI con la rejilla. Esto ayuda a corregir cualquier imperfección rítmica en una interpretación, dando como resultado una salida rítmicamente impecable.

Por supuesto, no es tan sencillo como un solo clic.

Si desea conocer a fondo la cuantización, venga a profundizar en el concepto de "rejilla", las múltiples funciones de la cuantización y las situaciones en las que puede resultar beneficiosa o innecesaria en su proceso de producción.

Diseccionando la cuadrícula

Diseccionando la cuadrícula

El ser humano es imperfecto y, como es de suponer, también lo es la sincronización. Ni siquiera los bateristas más experimentados son perfectamente constantes.

Por ejemplo, si le pides a un batería que toque a un tempo "rápido", es una idea subjetiva. La percepción de lo que es "rápido" puede variar de una persona a otra. Lo que una persona puede considerar "enérgico" puede ser percibido como "medio tempo" por otra, y así sucesivamente.

Para compensar nuestra incoherencia musical, al tempo se le asignan valores numéricos.

Por ejemplo, 120 BPM representa 120 pulsaciones por minuto, siendo una pulsación equivalente a una negra.

Sin entrar demasiado en matemáticas, a este tempo, una negra dura 0,5 segundos. Lo bueno de estos valores numéricos es que nos ayudan a mantener un tempo estándar a lo largo de una pieza musical.

Ahora, cuando un pianista lee partituras tradicionales, utiliza un metrónomo para determinar el tempo. Los ordenadores, por su parte, ofrecen la misma funcionalidad en formato digital.

Sin embargo, con los ordenadores, las divisiones de tiempos pueden visualizarse y editarse en lo que llamamos una "cuadrícula".

A diferencia de nuestro cronometraje natural, la cuadrícula dista mucho de ser arbitraria. De hecho, está definida con precisión, tanto gráfica como matemáticamente. En cualquier BPM determinado, cada nota, sin importar la división, se alinea con precisión con su posición designada en la rejilla.

Incluso con una representación rígida del tempo, el ritmo humano sigue variando a lo largo de las piezas musicales. Para muchos, esto es bueno.

La fluctuación natural suele considerarse deseable, ya que una música que se ciña con precisión a la cuadrícula puede resultar estéril, robótica y pesada.

Un músico cuyo timing y feeling sean excelentes en relación con la música sonará fantástico. Sin embargo, un músico que se salga de la parrilla sin una razón estilística sonará inexperto. Si hay varios instrumentos tocando ritmos que no están sincronizados entre sí, se puede perder por completo la sensación de una pista. Además, incluso con una cuadrícula, la edición puede convertirse en una tarea difícil.

Aquí es donde la cuantización resulta útil.

Cómo utilizar la cuantización

Cómo utilizar la cuantización

Antes de entrar en materia, conviene recordar que la cuantización es principalmente una función MIDI . Sin embargo, la mayoría de DAWs modernos también ofrecen cuantización de audio. Para el propósito de este artículo, nos centraremos principalmente en la cuantización MIDI. Ten en cuenta que muchos de los principios y conceptos que exploraremos también se aplican a la cuantización de audio.

Ahora, quieres alinear tus notas MIDI con una rejilla, lo primero que tienes que hacer es familiarizarte con el diálogo de cuantización de tu DAW.

Este cuadro de diálogo contiene opciones de intensidad de cuantización, división de notas y matices de temporización que pueden afectar significativamente al resultado del proceso de cuantización.

Veamos los parámetros musicales de cuantización más comunes.

División de Notas

La división de notas, también conocida como resolución de notas, desempeña un papel crucial en la determinación del valor rítmico utilizado para anclar la cuantización .

Deberá seleccionar el parámetro de división de nota basado en la división de nota más pequeña de la frase musical dada.

Por ejemplo, si está trabajando con una pieza compuesta principalmente por notas cortas y staccato, un ajuste más bajo como la resolución de corcheas o semicorcheas debería ser bueno.

Por otro lado, si estás trabajando en un pasaje con notas más largas y sostenidas, considera ajustar la resolución de tus notas a negras o enteras. La idea es encontrar la nota más corta y utilizarla como referencia.

Intensidad/cantidad de cuantificación

El ajuste de fuerza de cuantización determina cuánto se ajustarán las notas para alinearse con la rejilla. Si ajusta la intensidad al 100%, las notas se moverán con precisión hasta el punto de la rejilla más cercano.

Sin embargo, si quieres mantener una sensación más natural, puedes reducir el ajuste de intensidad para acercar un poco más las notas al punto de la cuadrícula.

Por ejemplo, supongamos que tenemos una nota que está 40 ticks por detrás del compás. Si utilizamos un ajuste de fuerza del 50%, adelantaremos la nota 20 ticks, la mitad hacia el punto de rejilla más cercano.

¿Una garrapata? ¿Ahora hablamos de bichos?

¡Negativo!

Un tick es una unidad de medida digital que utilizamos para dividir el tiempo relativo en una pista rítmica. Aunque las cuadrículas musicales se dividen en compases, tiempos y subdivisiones más pequeñas, también hay notas intermedias. Piense en ellas como ritmos atómicos. Están ahí, pero no siempre podemos verlos.

En un secuenciador MIDI, un tick es la unidad de tiempo más pequeña utilizada para referenciar la posición de una nota.

El número de ticks por negra determina la resolución de nuestro secuenciador.

En la mayoría de las DAW, esta resolución es un valor fijo. Sin embargo, otros DAW permiten ajustarla. Nosotros lo medimos como TPQN, o "número de ticks por negra". Piensa en ello como la resolución disponible para capturar pequeños matices de sincronización dentro de una interpretación.

En Pro Tools, por ejemplo, hay 960 ticks por negra, lo que proporciona a los usuarios un nivel de resolución bastante alto. Lo mismo ocurre con Logic Pro.

Si ajustas la intensidad de la cuantización en la rejilla de tempo y utilizas estos ticks a tu favor, podrás conservar parte de la sensación natural de una interpretación y, al mismo tiempo, ajustar el tiempo.

Swing

Para añadir un toque humano a un ritmo, también puedes utilizar la función swing, que también se conoce como "shuffle", dependiendo de la sensación que busques.

Cuando se aplica swing a un tiempo, se modifica la duración de la primera nota de un par, haciéndola ligeramente más larga o más corta que la segunda, o se ajusta el tiempo de ataque de los tiempos.

El swing introduce un espaciado irregular entre cada par de notas, alterando la regularidad de la rejilla musical. Ajustando la configuración de cuantización, puedes automatizar este efecto, dando a tu interpretación musical una sensación más natural y humana sin tener que editar manualmente todas las notas.

Los ajustes de oscilación en diferentes DAW pueden variar, aunque, en la mayoría, lo verás expresado como un porcentaje.

  • Oscilación del 50%: Un valor de oscilación del 50% implica que no se ha aplicado oscilación.
  • 51-100% Swing : Aumentar el valor entre 51-100% empuja el tiempo de inicio de la segunda nota, ya sea hacia adelante o hacia atrás, en relación con el compás.
  • 0-49% Swing: A la inversa, disminuir el valor entre 0-49% tira del inicio de la nota siguiente hacia atrás, haciendo que se adelante al compás.

Utilizar el parámetro de swing es una forma estupenda de añadir un elemento humano a tu música al tiempo que te ocupas de los errores de sincronización.

Cuándo utilizar la cuantización y cuándo no

La cuantización es una herramienta increíblemente valiosa para mantener un ritmo preciso y pulido. Sin embargo, eso no significa que siempre sea adecuada.

Veamos algunas situaciones en las que puede ser conveniente utilizar la cuantización, así como otras en las que puede ser mejor no hacerlo.

Cuándo utilizar la cuantización

  • Mejora la sincronización de una pista base: Cuando trabajes con una pista de batería, una línea de bajo o cualquier elemento fundamental de una canción, la cuantización puede ser muy útil. Asegúrate de ajustar la intensidad adecuadamente para evitar que suene robótico.
  • Pistas rítmicas ajustadas: En la música de baile o géneros similares, a menudo quiero que las pistas se ajusten a la retícula musical. Aquí es donde resulta útil la cuantización estricta.
  • Copiar y pegar notas MIDI: Siempre que copies y pegues pistas MIDI, debes asegurarte de que la primera nota se sitúa exactamente en el primer tiempo. De lo contrario, pueden producirse problemas de sincronización.

Cuándo no utilizar la cuantización

  • Arruina la sensación: Si aplicas cuantización y las cosas suenan mal, ¡no la apliques! La sensación de la pista es más importante que ceñirla a una cuadrícula de tempo.
  • Elementos similares a los humanos : Algunos elementos, como las voces o los leads de los instrumentos, son únicos por sus imperfecciones. Cuantizar estos elementos puede eliminar sus imperfecciones.

Cuantización en la música moderna

La cuantización ha tenido un impacto significativo en la creación de música para el público moderno, y ajustar las notas a la cuadrícula de tempo se ha convertido en un paso crucial del proceso de producción para muchos productores.

Que lo veas como un avance tecnológico positivo o negativo es algo completamente subjetivo. Sin embargo, es imposible negar que la cuantización se ha convertido en un aspecto integral de la producción musical moderna, más aún en determinados géneros como el pop, el hip-hop y la EDM.

Una vez que comprendes la mecánica de la cuantización, resulta mucho más fácil utilizarla musicalmente para mejorar tus composiciones en lugar de chuparles la vida.

Da vida a tus canciones con una masterización de calidad profesional, ¡en segundos!