Progresiones de acordes comunes que todo músico debe conocer

Progresiones de acordes comunes que todo músico debe conocerProgresiones de acordes comunes que todo músico debe conocer

Una canción potente empieza con una progresión de acordes inolvidable. Aunque las progresiones de acordes pueden variar mucho en cuanto a longitud, orden y sabor musical, hay algunas progresiones probadas que todo artista debería conocer.

A continuación, explicaremos cómo funcionan exactamente las progresiones de acordes y compartiremos algunas de las progresiones de acordes más comunes que puedes incorporar a tu música.

¿Qué es una progresión de acordes?

Una progresión de acordes es un conjunto de acordes, normalmente en grupos de tres o cuatro, que sirven como bloques de construcción para las canciones. El orden de los acordes es importante, ya que cambiar la configuración de una progresión cambiará la sensación general de una pieza. Las progresiones de acordes juegan con la relación entre las diferentes notas en el contexto de cada una de ellas.

Para desglosarlo aún más, un acorde es un grupo de notas que establecen algún tipo de armonía, normalmente en forma de nota raíz, tercera y quinta perfecta o nota dominante. Todas estas notas tienen fuertes vínculos entre sí que ayudan a establecer la tonalidad, o la familia de notas a la que pertenece una canción.

Los acordes pueden describirse como mayores, menores, aumentados o disminuidos. Hay muchos tipos diferentes de acordes, pero como punto de partida, entienda que la música más alegre y popular utiliza más acordes mayores, mientras que otros géneros o la música más triste pueden utilizar más acordes menores. Esto es una generalización, pero proporciona un contexto útil a la hora de tocar en diferentes tonalidades o probar acordes de una escala menor o mayor.

Muchas progresiones de acordes populares no son demasiado complejas y suelen incluir cuatro acordes en un patrón repetido. Una vez que entiendas cómo crear y leer las progresiones de acordes, verás que es bastante fácil tocar la mayoría de las canciones de pop y rock.

¿Qué es una buena progresión de acordes?

Entonces, ¿qué hace que una progresión de acordes sea más o menos popular que otra? En resumen, las relaciones entre las notas de una progresión.

Tonalidad

La tonalidad de un acorde ayuda a establecer un estado de ánimo y a crear un impacto al pasar de un acorde a otro. Por ejemplo, la calidad tonal entre la tónica y la tercera de una escala determinará si una canción se clasifica como menor o mayor.

Resolución

La resolución se define como el regreso a la tónica, o la nota con menor resistencia dentro de una progresión de acordes. Las progresiones de acordes emplean esta tensión para mantener el interés del oyente al pasar de un acorde a otro.

Emoción

Hay una razón por la que un puñado de progresiones de acordes populares pueden utilizarse en tantas canciones. Estas progresiones probadas y verdaderas encierran mucha emoción que los oyentes pueden reconocer intuitivamente con solo escuchar la relación entre las notas de un acorde.

Cómo leer las progresiones de acordes

Las progresiones de acordes pueden expresarse de diversas maneras. Estas son las diferentes formas en las que se pueden leer las progresiones de acordes:

Números romanos

Lo más habitual es ver las progresiones de acordes expresadas en números romanos. Los números romanos en mayúsculas distinguen los acordes mayores de los menores, que están en minúsculas. Estos números romanos representan la posición de un acorde dentro de una tonalidad.

Por ejemplo, la progresión de acordes I V VI IV puede traducirse como pasar del acorde 1, al acorde 5, al acorde 6, al acorde 4. En la tonalidad de sol mayor, esto equivaldría a sol mayor, re mayor, mi menor y do mayor.

Notación estándar

Si tiene una formación musical más clásica o aprecia la teoría musical, es posible que lea los acordes en notación musical estándar. Leer los acordes de este modo puede ayudar a los músicos a comprender la relación entre las notas de una progresión. Por ejemplo, observe esta transición de acordes de fa a sol.

Notación estándar

Lengüetas o numeración del diapasón

Las progresiones de acordes escritas para los guitarristas pueden ir acompañadas de diagramas de acordes con una numeración específica en el diapasón o fichas que muestran la digitación en el diapasón. Por ejemplo, mire el diagrama de acordes del diapasón para la progresión común C G Am F:

Lengüetas o numeración del diapasón

La X denota las cuerdas que no se tocan o rasguean. La O simboliza las cuerdas que se tocan como abiertas sin ninguna colocación en el diapasón.

Números de Nashville

Los números de Nashville se desarrollaron originalmente para los músicos de sesión, permitiéndoles comprender rápidamente la progresión de acordes de una canción con un rápido vistazo. Es esencialmente lo mismo que los números romanos, pero con números estándar.

Tablas de acordes

Las tablas de acordes suelen utilizar números romanos en una cuadrícula organizada para un acceso rápido y fácil. No hay que avergonzarse de utilizar estas tablas siempre que se pueda entender la teoría musical que contienen.

Cómo se construyen las progresiones de acordes

Para utilizar las progresiones de acordes de forma eficaz, es importante entender cómo se construyen. Un acorde simple se deriva de una escala, normalmente utilizando el primer, tercer y quinto grado de la escala. Utilicemos la tonalidad de Do, por ejemplo.

La escala de Do mayor es C D E F G A B. La escala de Do menor es C, D, E♭, F, G, A♭ y B. Según la tonalidad de Do, un acorde de Do mayor es C E G. Si utilizamos las notas 1ª, 3ª y 5ª de la escala menor, obtendremos C E♭G, que es un acorde de Do menor. Los acordes se generan utilizando patrones de escala.

Las progresiones de acordes se crean jugando con las relaciones establecidas entre las notas de estos acordes. Por ejemplo, es común ver combinaciones de acordes I IV V en progresiones de acordes comunes. En la tonalidad de Do, se trata de los acordes de Do, Fa y Sol mayores.

Estos patrones de acordes enumerados en números romanos se traducen a cualquier tonalidad, no sólo a la tonalidad de Do. En la tonalidad de Sol mayor, los acordes más destacados o fuertemente ligados siguen siendo los acordes I V VI, que son Sol mayor, Re mayor y Do mayor. La música occidental utiliza esta fórmula sonora sin cesar.

El primer acorde se llama a veces tónica, el quinto acorde dominante y el cuarto acorde subdominante, en orden de importancia armónica en relación con la tonalidad nativa de la canción. Por la razón que sea, estos tres acordes tienen fuertes armonías entre sí, lo que los convierte en un respaldo perfecto para las canciones pop y más allá.

En otros géneros musicales, los compositores pueden evitar deliberadamente el acorde de tónica o utilizar este patrón para crear deliberadamente tensión a lo largo de una composición musical. De este modo, las creaciones y progresiones de acordes son una opción tan creativa como la elección de una melodía o un ritmo para tu música.

Un audio con la misma progresión de acordes también puede tener significados completamente diferentes. Es importante recordar que las progresiones de acordes son sólo uno de los componentes que conforman el sentimiento general de una canción. Basta con echar un vistazo a la fracción y variedad de canciones que se pueden tocar con C F G y Am en la guitarra:

8 progresiones de acordes comunes que todo músico debe conocer

Sin más preámbulos, aquí están algunas de las progresiones de acordes más comunes que todo músico debería conocer. Con estas progresiones de acordes se puede tocar la mayoría de la música moderna.

I IV V

El I IV V, o sus variaciones, es una de las progresiones de acordes más comunes con las que se encontrará una y otra vez mientras escribe. También encontrarás una variación con cuatro acordes con I IV V I. Puedes escuchar esta progresión de acordes en canciones de rock y pop que se remontan a Johnny B. Goode de Chuck Berry:

I V vi IV

Esta progresión de acordes, y ligeras variaciones de la misma, se siguen escuchando en la música pop occidental. Ya sea Ride de Twenty One Pilots o All Too Well de Taylor Swift, puedes contar con esta progresión de acordes para moverte:

Blues de 12 compases

El blues de 12 compases es una progresión que integra los acordes I IV y V. En esta progresión, se hace un ciclo entre estos acordes durante 12 compases, como se muestra en el gráfico:

Fórmula del 12 Bares de Blues

Puedes escuchar esta progresión en acción a través de canciones como Ball and Biscuit de The White Stripes y Red House de Jimi Hendrix:

I ii iii IV

Aunque esta progresión de acordes más compleja no es tan popular en la música rock y pop de hoy en día, todavía se puede escuchar en éxitos antiguos como Here, There, and Everywhere de los Beatles y Lean On Me de Bill Withers:

ii V I

Esta atípica progresión de acordes se ve a menudo en canciones con influencia del jazz. La escucharás en canciones como Sunday Morning de Maroon 5 o Satin Doll de Duke Ellington:

I vi IV V

Aunque es un sonido menos común que otras variaciones que utilizan el I IV y el V, esta progresión de acordes todavía puede escucharse en canciones como Stand by Me de Ben E. King y Every Breath You Take de The Police:

vi IV I V

Esta progresión poco convencional comienza en un acorde menor pero está en una tonalidad mayor. En Do mayor, equivaldría a Am F C G. Por ejemplo, puedes escuchar esta progresión en canciones como The Passenger de Iggy Pop o Whistle de Flo Rida :

Progresión Pachelbel/Canon

Esta progresión de acordes, también conocida como I V vi iii, recibió su nombre por su famoso uso en el Canon de Pachelbel. Puedes escuchar esta progresión en varias canciones, como Memories de Maroon 5:

Las progresiones de acordes son la salsa secreta de cualquier disco destacado. Una gran progresión es la base de cualquier canción, por lo que merece la pena conocer su funcionamiento. Esperamos que esta guía te facilite el aprendizaje de todas las progresiones de acordes más comunes que se escuchan en la música popular. Disfruta usando estas progresiones para tocar junto con algunas de tus canciones favoritas.

Da vida a tus canciones con una masterización de calidad profesional, ¡en segundos!