Cómo armonizar: La guía definitiva para principiantes

Cómo armonizar: La guía definitiva para principiantesCómo armonizar: La guía definitiva para principiantes

Cuando se trata de la mayoría de las piezas musicales (a menos que se trate del antiguo canto gregoriano), se tiene melodía y armonía .

Mientras que las melodías son pegadizas y ayudan a mantener unas constantes a lo largo de una pieza a las que los oyentes pueden adherirse, las armonías pueden transformar una pieza musical, añadiendo nuevas capas y dimensiones que las melodías no podrían hacer por sí solas.

Entremos y aprendamos a armonizar en la música, tanto si eres cantante como instrumentista.

Cómo armonizar una melodía

Aunque armonizar melodías no requiere una tonelada de conocimientos de teoría musical, hay algunos conceptos teóricos básicos que harán que armonizar con notas melódicas sea mucho más fácil.

Entender los intervalos melódicos

Antes de lanzarse a armonizar las notas, debe comprender los intervalos melódicos que se encuentran en las distintas tonalidades. Para dar un ejemplo, veremos la tonalidad de Do Mayor, ya que esta tonalidad no tiene sostenidos ni bemoles. Si tocaras las notas de Do Mayor en el piano, se vería así:

C-D-E-F-G-A-B

Es una buena idea tocar o cantar estas notas sucesivamente para tener una idea de la tonalidad. Por ejemplo, una vez que tengas una buena sensación de la tonalidad de Do, puedes empezar a ver sus acordes, que están compuestos por estos intervalos.

El acorde más básico en la tonalidad de Do Mayor está formado por tres notas (Do-E-Sol) . Te recomendamos que toques estas notas a la vez en tu piano o instrumento para escuchar cómo se mezclan y armonizan entre sí.

Do es la nota tónica o raíz del acorde. En relación con la nota Mi, Do es una tercera mayor. En relación con Sol, Do es una quinta perfecta. Las terceras mayores y las quintas perfectas son dos de las armonías más agradables de la música occidental, y probablemente se dará cuenta de lo familiares que suenan cuando se tocan juntas.

Encontrar intervalos a partir de las notas raíz

Aunque tu práctica debería consistir en encontrar intervalos a partir de todas las notas, para este ejemplo, nos ceñiremos a C. Aquí están los intervalos de C y cuántos semitonos de distancia hay entre ellos:

  • C-C#/Db - Segunda menor - Un medio paso
  • C-D - Segunda mayor - Dos medios pasos
  • C-D#/Eb - Tercera menor - Tres medios tiempos
  • C-E - Tercera mayor - Cuatro medios tiempos
  • C-F - Cuarto perfecto - Cinco medios pasos
  • C-F#/Gb - Cuarta aumentada / Quinta disminuida - Seis medios tiempos
  • C-G - Quinta perfecta - Siete medios pasos
  • C-G#/Ab - Sexta menor - Ocho medios tiempos
  • C-A - Sexta mayor - Nueve medios tiempos
  • C-A#/Bb - Séptima menor - Diez medios tiempos
  • C-B - Séptima mayor - Once medios tiempos
  • C-C - Octava - Doce medios pasos

Independientemente de la nota raíz de la que partas, el número de medios tiempos y las cualidades de estos acordes seguirán siendo las mismas. Por ejemplo, si tocas el acorde de Do mayor y cuentas desde la nota raíz Do hasta la tercera mayor Mi, verás que son cuatro medios tiempos. Por otro lado, si estás en la tonalidad de La mayor y empiezas desde la nota raíz La en un acorde de La mayor, puedes moverte cuatro medios pasos para llegar a la tercera mayor Do#.

Cuando intentes encontrar intervalos que combinen bien entre sí, es una buena idea practicar cantando o tarareando mientras tocas las notas. Por ejemplo, si canta una nota raíz y su tercera mayor, se dará cuenta de lo agradables que son los tonos de los acordes. Por otro lado, si cantas una raíz y su cuarta aumentada sucesivamente, reconocerás lo disonantes que son los tonos de los acordes.

Entender la diferencia entre mayor y menor

Las notas de las tonalidades mayores son diferentes a las de las tonalidades menores, por lo que es importante conocer ambas.

Por ejemplo, si tomamos nuestro ejemplo de Do mayor y lo cambiamos a Do menor, nuestro acorde raíz o tónico sería el acorde de Do menor.

Mientras que un acorde de Do mayor se lee C-E-G , un acorde de Do menor se lee C-Eb-G . La tercera es un medio paso más bajo. En tonos menores, bajamos las terceras, sextas y séptimas. Cuando practique la armonización, es una buena idea practicar tanto en tonos mayores como menores.

La armonización de las notas en la práctica

Tanto si eres cantante, instrumentista o ambas cosas, te recomendamos que cantes y toques el piano cuando practiques. Sin embargo, si no tienes un piano en casa, hay un montón de aplicaciones de piano virtual estupendas que puedes descargar en tu smartphone o tableta.

Tocando Y cantando mientras se armoniza, se aprende a encarnar las notas. Con el tiempo, esto te ayudará a armonizar de oído.

Veamos algunas formas de practicar:

Utilizar una línea melódica fácil

Empieza con una línea melódica con la que estés familiarizado. Luego, toca esa melodía en el piano mientras la cantas. Si no te sientes cómodo tocando un instrumento, puedes escribir esa melodía utilizando MIDI y un teclado virtual en tu DAW preferido y hacer un bucle con la melodía.

Mientras las notas de la melodía cambian, intenta mantener una nota de armonía junto con ella. A medida que la melodía avanza, la nota armónica que sostienes puede seguir funcionando. Depende de ti prestar atención a cómo las combinaciones de notas se mezclan o chocan.

Por ejemplo, si la melodía y la armonía elegida con la que empiezas es una quinta perfecta, no hay razón para que mantengas ese intervalo de quinta perfecta a medida que avanza la melodía. De hecho, hacerlo podría sonar muy aburrido.

Así que, en su lugar, comprueba cuánto tiempo puedes mantener esa misma nota hasta que la melodía choque con ella. Entonces, una vez que lo haga, pregúntate por qué . Es probable que se deba a que has dado con un tono de acorde en la melodía que es disonante en comparación con la nota melódica elegida.

Para tener una idea de cómo crear tus propias armonías, es una buena idea experimentar con combinaciones de notas. Cuando una nota choca o suena mal con otra, intenta mover esa nota de la armonía para determinar dónde funciona. Cuando encuentres una nota que funcione con la nota de la melodía, determina por qué funciona mirando el intervalo.

Escuche algunas de sus canciones favoritas

Una de las mejores formas de aprender a armonizar de oído es escuchando sus canciones favoritas. Ya sea instrumental o vocal, la mayoría de la música tiene una melodía. En tus canciones, comprueba si puedes identificar la melodía y las armonías que existen a su alrededor.

Mientras escuchas, comprueba si puedes determinar qué intervalos se encuentran dentro de las armonías.

¿Las armonías se combinan bien con la melodía?

¿Son tensas o disonantes?

¿Cuáles son las combinaciones de notas?

¿Utilizan notas de armonía que se encuentran dentro del acorde subyacente (tonos de acorde) o armonías fuera del acorde subyacente (tonos no acordes)?

Anota las respuestas a estas preguntas y practica cantando o tocando con la canción. Cuando escuches distintos tipos de música, te darás cuenta de que los distintos géneros emplean las armonías de forma muy diferente.

Por ejemplo, una canción romántica de doo-wop de los años 50 utilizará terceras y quintas, ya que estas armonías tienden a mezclarse más con las melodías en la música occidental. Por otro lado, un grupo de black metal puede optar por utilizar armonías más disonantes, como segundas menores o cuartas aumentadas/quintas disminuidas (tritonos), para crear una sensación de tensión, miedo o desesperación.

Acordes de armonización

Por supuesto, las melodías no son gran cosa si no tienen una progresión de acordes debajo. Por eso, al idear las armonías, no sólo hay que encontrar intervalos que suenen bien con la nota de la melodía, sino que también hay que asegurarse de que las armonías sean las notas adecuadas para el acorde.

Aquí es donde la práctica de cómo armonizar con acordes puede ser útil.

Volvamos a utilizar nuestro ejemplo de Do mayor .

Digamos que la progresión de acordes que estamos utilizando es:

Do Mayor / Re Menor / La Menor / Sol / Do

  • Do Mayor - C-E-G
  • Re menor - Re-F-A
  • La menor - A-C-E
  • Sol Mayor - G-B-D

Para simplificar, digamos que los acordes cambian cada compás y que la melodía sólo utiliza tonos de acorde en cada uno de ellos.

Como puedes ver, usar C como nota melódica para el primer acorde (C mayor) sería una gran elección, ya que es la raíz del acorde. Además, Mi está a una tercera mayor de Do, mientras que Sol está a una quinta perfecta.

Sin embargo, una vez que lleguemos a Re menor, las cosas pueden complicarse un poco dependiendo de las notas de la melodía. Por ejemplo, si la melodía utilizara Fa o La, C podría funcionar, ya que Fa está a una cuarta perfecta de C, mientras que La está a una sexta menor. Sin embargo, tocar D, a una segunda mayor de C, podría causar una tensión extraña.

Lo mismo ocurriría si intentáramos tocar Do sobre nuestro acorde de Sol mayor. Mientras que C probablemente se adapte bien a G gracias a su relación de quinta perfecta, puede que no se adapte bien a B debido a su relación de séptima mayor (o segunda menor al revés).

Por supuesto, esta es una forma fundamental de armonizar los acordes, ya que una ligera disonancia puede ser a veces muy agradable. La disonancia se utiliza todo el tiempo en el jazz, y sin ella, muchas de nuestras melodías de jazz favoritas serían bastante aburridas. Por ejemplo, los compositores de jazz utilizan constantemente segundas, séptimas, tritones, novenas y undécimas para crear armonías únicas.

La cuestión es que depende del contexto, y el contexto proviene de los acordes. Así que cuando toques los acordes e intentes tocar o cantar armonías para esos acordes, escucharás lo que encaja y lo que no.

Entrenamiento del oído

Aunque no es necesario pagar costosas clases de música para aprender a armonizar, es una buena idea practicar un entrenamiento auditivo básico para sentirse más cómodo cantando y tocando armonías.

El entrenamiento del oído es el proceso de conectar notas, intervalos, escalas, acordes, melodías y armonías con lo que escuchamos. Básicamente, cuando se estudia el entrenamiento del oído, se construyen puentes entre diversas estructuras musicales.

Uno de los principales objetivos de este tipo de formación es el desarrollo de las habilidades auditivas . Cuando los músicos tienen una buena capacidad auditiva, pueden identificar los sonidos de oído, nombrarlos, transcribirlos y cantarlos/reproducirlos. A medida que el músico va afinando sus habilidades auditivas, puede improvisar basándose en su comprensión de las reglas armónicas.

Te recomendamos que te descargues algunas aplicaciones o programas de entrenamiento del oído para empezar a practicar. A su vez, obtendrás una comprensión más profunda de la teoría musical y ganarás la capacidad de escuchar la armonía, lo que te permitirá cantar, tocar, componer e improvisar con facilidad.

Leer partituras

Existen enormes bibliotecas de partituras en línea, que pueden ser muy útiles para comprender la armonía. Al leer partituras de escritores y compositores profesionales, puedes empezar a visualizar cómo escriben la armonía en su música.

Puedes ver cómo se desarrollan las melodías sobre progresiones de acordes o cómo se utiliza un tono de acorde específico sobre una melodía para añadir sabores únicos.

Cómo practicar las armonías al cantar

Mientras que aprender a armonizar en un instrumento como el piano o la guitarra puede ser fácil, ya que puedes tocar varias notas a la vez, aprender a cantar armonía puede ser mucho más difícil, ya que no puedes cantar varias notas al mismo tiempo con tu voz.

Para practicar la armonía vocal, puedes practicar la armonización con grabaciones de ti mismo cantando.

Empieza por grabar una pista tuya cantando una melodía de una de tus canciones populares favoritas. Luego, mientras reproduces la grabación, comprueba si puedes armonizar con la melodía. Mientras armonizas, anota los puntos difíciles que encuentres y pregúntate "¿por qué?".

Probablemente estés cantando un intervalo que no encaja con la nota melódica dada, así que puede ser una buena idea cambiarla y ver qué pasa. Cuanto más practiques, mejor será tu sincronización y afinación, y más fácil será armonizar de oído.

Reflexiones finales - La importancia de la armonía en la música

La armonía es uno de los aspectos más importantes de la música. Tanto si creas acordes como si escribes líneas armónicas para colocarlas encima de tus melodías, estás utilizando la armonía. Desarrollar tus habilidades armónicas puede ayudarte a ser un mejor compositor, escritor de canciones, cantante e instrumentista.

Sigue nuestros pasos anteriores y estarás en camino de convertirte en un experto en el mundo de la armonía musical.

Da vida a tus canciones con una masterización de calidad profesional, ¡en segundos!