La letra o la música: ¿Qué es lo primero?

La letra o la música: ¿Qué es lo primero?La letra o la música: ¿Qué es lo primero?

Es una pregunta que se hace mucho a los compositores: ¿escribes primero la música o la letra?

No hay una respuesta única para todos los casos. Ponga a diez equipos de compositores en una sala y tendrá otras tantas respuestas. Puede ser una cuestión de preferencia personal, pero también circunstancial; estar atrapado en una ruidosa terminal de autobuses con solo un cuaderno puede llevarte a tomar la ruta de la letra primero, por ejemplo.

En este artículo vamos a profundizar en los diferentes enfoques de cómo escribir canciones, y cómo cada uno de ellos puede afectar sutilmente al desarrollo de una canción.

Enfoque de la letra en primer lugar

La mayor parte del primer catálogo de Elton John se escribió primero con letra. Su colaborador Bernie Taupin escribía una letra completa y Elton John la fijaba. Escribían muchas canciones juntos antes de conocerse en persona, e incluso entonces seguían colaborando primero con la letra. Ahora vamos a ver este enfoque de pura sangre.

La escritura de letras es un arte que puede estudiarse y practicarse durante toda la vida. El truco para escribir una buena letra es dejar espacio para que la música desempeñe su papel (juego de palabras). A veces, esto puede significar sacrificar una gran línea para evitar la sobrecarga, pero eso es parte del oficio de escribir canciones.

Lo primero que hay que establecer con el enfoque de la letra es su tema, idealmente en forma de título. ¿De qué trata la canción? ¿Qué quieres decir? ¿Qué emociones quieres transmitir?

Es importante saber a dónde vas para poder llegar. No hay nada de malo en tartamudear (lírica o musicalmente), pero en algún momento hay que iniciar el viaje.

Una vez elegido el tema, es hora de esbozar algunas ideas para la letra. Pueden ser fragmentos de líneas, cosas interesantes que hayas observado sobre el tema o palabras al azar. Apúntalo todo; siempre puedes volver a editarlo más tarde. Yo prefiero escribir con papel y bolígrafo, ya que así es más fácil que las palabras y las ideas líricas aparezcan en la página. Una alternativa a la escritura de las letras es grabarlas en una nota de voz (muy útil si estás paseando al perro). Puede que incluso se te ocurra una melodía mientras lo haces y empieces a cantar la canción. Entonces se convierte en un enfoque más híbrido (véase más abajo), pero no pasa nada.

la letra o la música es lo primero

Ahora que ya tienes algunas palabras basadas en un tema, empieza a pensar en la estructura de la canción. ¿Va a ser la típica forma de verso-estribillo? ¿O una estructura AABA menos común? La estructura en sí no importa, pero la canción tiene que tener una. Si no, es como intentar decorar una casa antes de construirla.

Ahora es el momento de empezar a escribir y convertir tus palabras en letras. Si optas por la forma verso-estribillo, te recomiendo que empieces escribiendo la letra del estribillo, ya que será la parte que más recordará la gente. Llegados a este punto, cabe mencionar que no es necesario que toda la canción esté perfectamente escrita de una sola vez. No es raro utilizar "letras ficticias" en lugar de las reales cuando sabes que quieres algo pero no puedes concretarlo. Me gusta imaginar que Katie Perry escribió primero la letra "tuna fish and apple pie" antes de decidirse por "Baby, you're a firework" .

Cuando estés satisfecho con el estribillo, escribe una estrofa. Cuando esté en forma, escribe las estrofas restantes (teniendo en cuenta el enfoque de "menos es más" mencionado anteriormente). Asegúrate de que la longitud de las líneas y el número de sílabas coinciden con las líneas correspondientes de cada verso. Si tu estructura tiene otras secciones, como un puente, escribe también más letra para ellas.

Enhorabuena: ¡tienes una letra entera! Déjala a un lado y dedícale algo de tiempo, aunque algunas partes no te parezcan del todo bien. Tu cerebro seguirá procesando la canción en segundo plano mientras sigues con tu día. Cuando vuelvas a tu cuaderno, tendrás una nueva perspectiva y podrás retocarla para que quede bien escrita (¿demasiados juegos de palabras? Pido disculpas...).

Ventajas y desventajas del enfoque de las letras:

+ Tienes una letra clara y pensada para captar los oídos de tu público.

- Escribir primero toda la letra puede no dejar espacio para que la música exprese lo que se quiere decir.

La música es lo primero

Si lo tuyo es escribir música, lo más probable es que te sientas atraído por el enfoque musical en primer lugar. Recuerda dejar espacio para que las letras hagan su trabajo (a menos que seas Dream Theater ). Puede que tengas un millón de ideas que se mueren por salir de tu mente de genio musical, pero no es necesario que todas entren en una canción.

El proceso del enfoque "music first" es similar a lo que se ha comentado anteriormente. Cuando te sientes a trabajar, piensa en el paisaje emocional de tu canción. ¿Cómo lo transmitirás en la estructura de acordes y el paisaje armónico? ¿Qué forma adoptará la melodía? ¿Cómo afectará el tempo a todo esto?

A continuación, esboza algunas ideas musicales. Pueden ser progresiones de acordes, un riff de guitarra o una línea de bajo (o las tres cosas). Es una buena idea introducir estos bocetos en una grabadora de voz que siempre tengas a mano (¡bendita sea la aplicación de notas de voz!). No hay nada peor que pensar en una gran melodía y luego olvidarla mientras corres al ordenador para arrancar Logic. A mí me gusta empezar a grabar y tantear para ver qué sale. En mi grabadora Zoom h1n puedo añadir marcadores al archivo para encontrar fácilmente las mejores partes cuando lo importo a mi DAW.

empezar con la letra o la música

De nuevo, la estructura es importante. Tienes que saber lo que vas a construir antes de empezar. Una vez que hayas decidido la estructura, empieza a construir las diferentes secciones. No hay una forma correcta o incorrecta de hacerlo; puedes escribir primero la melodía vocal y luego pensar en los acordes que la acompañan, o viceversa. Como nota al margen, aquí es donde unos conocimientos básicos de teoría musical serán tus amigos. En lugar de probar un montón de acordes para ver si funcionan con la melodía, sabrás qué funciona y qué no.

Si trabajas en el mundo del hip hop, lo más probable es que el ritmo sea lo primero que prepares. Cuando trabaja en nuevas canciones, al legendario productor Timbaland le gusta idear un ritmo, y luego él y su equipo de producción lo aderezan con música, antes de añadir la letra.

Por último, dale tiempo a tu cerebro para que se aleje de la canción y te aporte nuevas ideas. A continuación, envíala a tu "wordsmith" (que puedes ser tú) para que añada la letra.

Ventajas y desventajas del enfoque "La música primero".

+ Es probable que acabes con una melodía y/o un gancho muy cantable.

- Desarrollar una melodía antes de escribir la letra puede hacer que se pierda una línea peculiar y memorable.

El enfoque híbrido

Los dos enfoques anteriores han recorrido el camino desde la idea inicial hasta la finalización sin ninguna interacción entre los dos elementos. Una técnica más común mezcla y combina los dos, de modo que ambos se desarrollan al mismo tiempo.

Este tipo de método es típico si eres el letrista y el compositor, o si tienes un coguionista que está en la misma habitación que tú. En esta situación, algo vendrá primero; la inspiración puede ser una línea, una frase o unos acordes pegadizos tocados con una guitarra acústica. Lo que sea, la letra o la música, no importa. Se trata de crear una sinergia y de que las ideas surjan de los demás (o de ti mismo, si vas en solitario).

Los pasos que darás para escribir de esta manera serán los mismos que los anteriores. Decide el camino emocional que va a seguir la canción; define la estructura; construye las secciones; tómate un descanso; cambia las palabras, los acordes y haz retoques hasta que estés satisfecho. Lo mejor de este enfoque es que cada elemento puede seguir inspirando al otro mientras escribes. Lennon y McCartney empezaron a escribir canciones de esta manera, y creo que es justo decir que les fue bien.

Ventajas y desventajas del enfoque híbrido

+ La música y la letra se mezclarán sin esfuerzo.

- Podrías acabar en un carrusel interminable de intentos de diferentes riffs e ideas de letras, y nunca completar la canción.

¿Las letras, o la poesía?

Jim Morrison, líder de los controvertidos roqueros de los 60 The Doors , escribía letras. Más concretamente, escribía poesía, que luego se convertía en letra o se ambientaba con música. La poesía y la letra, aunque similares, son dos cosas diferentes. Un poema está diseñado para ser autosuficiente, para expresarse sin necesidad de música. La letra, en cambio, es la mitad de la ecuación de una canción. Por sí sola puede parecer simplista, o incluso infantil. Pero cuando se pone música a una letra, esas insuficiencias desaparecen. Hay veces que un compositor toma un poema y le pone música, pero esto es más común en la música clásica.

letra vs poesía para la música

Convertir la poesía en letra

Tal vez quiera adaptar su poesía en forma de canción. ¿Cómo lo haría?

Ya tienes tu base emocional. Lo primero que hay que tener en cuenta es la estructura. Puede que la letra no siga la forma clásica de una canción, por lo que tendrás que estructurar las palabras en secciones adecuadas para la forma que elijas. También hay que tener en cuenta la longitud de las líneas y la simetría; cada sección repetida (un verso o una A) deberá seguir el mismo patrón de número de sílabas y acentos. Por último, la letra necesita espacio para que la música respire. No todo tiene que expresarse con palabras: deja que los demás instrumentos cuenten su parte de la historia.

Mi punto de vista

¿Y mi forma de componer? A riesgo de esquivar la pregunta, la respuesta depende de lo que esté trabajando y de con quién lo haga. Soy principalmente músico, así que me inclino naturalmente por la escritura de música y melodías vocales. Cuando trabajo en piezas para el teatro, lo hago con colaboradores, y a menudo intercambiamos quién va primero. Puede que me den una letra entera, o sólo una sección de una letra para ambientar. Se me ocurren ideas para ello y devuelvo la letra para que la modifiquen, tal vez mientras escribo la siguiente sección sólo con música. Otras veces envío ideas sólo para la música, quizá con voces aproximadas utilizando letras falsas, para que el letrista juegue con ellas. Pero siempre sabemos cuál es la intención de la canción y cómo se va a estructurar.

Mis colaboradores me confesaron una vez que a veces escriben la letra sobre una canción existente, utilizando el esquema de rima, la estructura, etc. para dar forma a la letra. Nunca me dicen si lo han hecho y, desde luego, nunca me dicen la canción (en caso de que haya que volver a la mesa de dibujo). Este es un buen truco si eres un letrista que trabaja con otros músicos y tienes problemas para dar forma a tus ideas. Es más difícil hacer esto a la inversa, porque va a ser difícil no pensar en la canción original cuando se trata de la nueva música, ¡no importa lo mucho que lo intentes!

Para componer canciones "normales", casi siempre adopto un método híbrido. Para mí, es difícil separar las dos cosas, y si se me ocurre una línea lírica, inevitablemente acabaré cantándola de alguna forma. Del mismo modo, si estoy retozando y me gusta la progresión de acordes o la melodía que surge, la letra vendrá después. Si bien es cierto que algunas de las mejores canciones se han escrito utilizando uno de los dos primeros enfoques de este artículo, en última instancia la composición es una experiencia de colaboración, aunque sea entre dos versiones de uno mismo.

Conclusión:

La composición es una forma de arte en la que la música y la letra se complementan, y la canción es más grande que la suma de sus partes. Si se elimina uno de los elementos, la canción queda a medias. La respuesta más acertada a la pregunta que encabeza este artículo es: ninguno de los dos; ambos se informan mutuamente. Al igual que la pregunta de si fue primero el huevo o la gallina, no hay una forma real de responderla. Y más aún, ¿a quién le importa? Al final, lo que importa es la canción.

Dado que la música y la letra son igual de importantes en una gran canción, es una buena idea experimentar con diferentes enfoques para mantener la frescura de tu escritura. Si eres un músico que sólo ha escrito canciones pensando primero en los acordes, prueba a cantar una melodía en una memoria de voz, añade los acordes y luego la letra. Si tu proceso de composición se centra primero en la letra, prueba a retocar algunos acordes y a cantar en torno a tus ideas antes de añadir más letra. Si eres una persona híbrida, ¿por qué no buscas un colaborador que sólo trabaje con la letra y le dejas enloquecer con una canción completa antes de intervenir tú? Al menos, aprenderás algo sobre tu estilo de composición y lo que te funciona.

Ve y escribe, artista de la canción. El futuro es tuyo!

Da vida a tus canciones con una masterización de calidad profesional, ¡en segundos!