Comprender el rango dinámico en el audio

Comprender el rango dinámico en el audioComprender el rango dinámico en el audio

Cuando se trata de conseguir una gran masterización de una canción, uno de los términos clave que hay que entender es el rango dinámico. Aunque el término puede referirse a muchas cosas, a continuación desglosaremos exactamente qué es el rango dinámico de audio y cómo puedes incorporarlo correctamente en tus sesiones. Vamos a ello!

¿Qué es el rango dinámico en audio?

En su forma más pura, el rango dinámico en la producción musical es simplemente la diferencia en decibelios (dB) entre los sonidos más silenciosos y los más fuertes en una mezcla o archivo de audio. Por lo tanto, las canciones con un rango dinámico amplio tendrán una mayor diferencia entre el sonido más fuerte y el más silencioso en comparación con las canciones con una calidad de sonido más consistente.

El rango dinámico también puede referirse a los sonidos más altos y más bajos que el hardware o los sistemas de audio pueden representar correctamente. El rango inferior de este valor se denomina piso de ruido. El ruido de fondo es la cantidad de ruido que crea naturalmente un equipo. Cada equipo tiene un nivel de ruido que debe tenerse en cuenta durante el proceso de mezcla.

No se puede evitar el ruido de fondo ni siquiera con un equipo tan sencillo como un cable de audio, pero es importante reconocerlo para poder crear una mezcla lo más limpia posible.

Para un instrumento musical o un sistema de cableado, el rango dinámico es, por tanto, la distancia entre el ruido de fondo y el pico más alto del sonido. Los sonidos que superan el rango dinámico de un equipo se vuelven incómodos, lo que se conoce como distorsión.

En otras palabras, el rango dinámico es la distancia entre lo más silencioso y lo más fuerte. En la producción musical, los ingenieros de audio tienen en cuenta constantemente el rango dinámico en sus decisiones de grabación, mezcla y masterización.

¿Cómo se cambia el rango dinámico?

Generalmente, el rango dinámico se altera mediante el proceso de compresión. Los compresores reducen la diferencia del rango de volumen en el sonido más alto y el más bajo, alterando así la dinámica general y el rango dinámico de una pista.

Durante el proceso de masterización, los ingenieros utilizan compresores y compresores ultrapotentes llamados limitadores para dar forma a los rangos dinámicos. La compresión, al elevar los pasajes más suaves de una pieza musical, también tiene el efecto de hacer más fuertes las señales procesadas.

Hay que tener en cuenta que hay extremos en ambas direcciones: Los rangos dinámicos demasiado amplios pueden ser deliciosamente dinámicos pero carecer de la sonoridad necesaria para una experiencia auditiva estándar. Por otro lado, un rango dinámico estrecho podría estar demasiado comprimido, haciendo que una canción sea incómodamente ruidosa y carezca de la energía de la dinámica original.

¿Cuánto rango dinámico podemos escuchar?

Hay que tener en cuenta que el alcance del oído humano está limitado a un rango dinámico máximo. En general, el rango dinámico máximo para los humanos es de unos 120 dB entre la señal más suave que podemos detectar y el momento en que la distorsión empieza a crear dolor físico.

La compresión es muy necesaria para ayudar a satisfacer nuestro rango máximo. Por ejemplo, el rango dinámico máximo para el audio analógico está entre 50 y 60 dB. Sin embargo, el audio digital es un juego completamente diferente.

El rango dinámico teórico de la cuantificación de 20 bits de audio digital sin titulación es de 120 dB. Superando ese límite, el rango dinámico teórico del audio digital de 24 bits ofrece 144 dB de rango dinámico, gran parte del cual el oído humano no puede detectar, ya que nuestro umbral está en 120 dB.

Como hay tanta variedad entre las salidas de nivel más bajo y más alto de una canción, el rango dinámico variará de una pista a otra.

No hay una clave mágica para encontrar el rango dinámico ideal de tu pista, pero entender la relación entre la compresión de audio y cómo afecta a tu señal te ayudará a encontrar el punto óptimo para cualquier grabación en particular.

¿Cuál es la diferencia entre rango dinámico y SNR?

SNR significa relación señal/ruido, y a menudo se contrapone al rango dinámico. Aunque estos términos se suelen utilizar indistintamente, no son necesariamente lo mismo. La relación señal/ruido es esencialmente la distancia entre los picos medios de una señal y el ruido de fondo.

A diferencia de la relación señal/ruido, el rango dinámico no depende necesariamente de una señal: El límite más bajo de un rango dinámico es simplemente el sonido más suave que no tiene una salida distorsionada.

Una relación señal/ruido optimizada significa simplemente que la señal de un equipo fluye lo suficiente como para contrarrestar el ruido inevitable que se produce al utilizar un equipo. En el nivel más básico, una buena relación señal/ruido es cuando tu señal en directo está por encima del suelo de ruido.

El rango dinámico puede utilizarse de forma más amplia para distinguir los puntos más suaves y más fuertes medidos en una mezcla.

Rango dinámico por género

Curiosamente, el rango dinámico ideal varía un poco según el género. Un estudio reveló que el rango dinámico de géneros populares como la música pop, el rap o el rock suele ser menor que las muestras de géneros clásicos como la ópera y la orquesta.

En cierto modo, esto tiene mucho sentido: muchos oyentes buscan una experiencia auditiva suave y potenciada con un volumen óptimo que fluya de una canción a otra.

Los oyentes de música clásica, en el otro extremo, pueden hacer notar la diferencia en las grabaciones de interpretación. Ansían los matices en las señales y, por lo tanto, estarán más dispuestos a sacrificar decibelios si eso significa que pueden escuchar los entresijos de una pieza concreta con un rango dinámico más amplio.

El mayor rango dinámico medio, con diferencia, se encuentra en las grabaciones de voz. Con el pop y el rock y el extremo más alto del espectro, nuestras voces habladas en bruto están en la otra cara de la moneda.

Una cosa es segura: la forma en que procesamos los sonidos originales y los digitales es totalmente diferente. Nos apetecen diferentes tipos de rangos dinámicos dependiendo de lo que estemos escuchando.

Rango dinámico y masterización

Gran parte de la masterización se reduce a utilizar la compresión para encontrar el rango dinámico perfecto para cualquier pista en particular, pero eso puede ser más fácil de decir que de hacer. Una sesión básica de masterización pasa por la ecualización, la compresión y la limitación, pero cada uno de estos pasos puede dividirse en subconjuntos más pequeños.

La masterización puede ser sencilla, pero eso no significa que sea fácil. Este último paso de la producción musical requiere dar un último pulido a un sonido y crear una experiencia auditiva suave sin aplastar la dinámica que da a una pista su carácter innato.

Los riesgos de descuidar el rango dinámico de una canción son claros: los que comprimen tanto una señal que su rango dinámico se vuelve prácticamente inexistente corren el riesgo de chupar la vida de la canción o incluso de crear una distorsión innecesaria.

En el otro extremo del espectro, se puede tener un rango dinámico demasiado amplio con muy poca compresión, lo que lleva a una interpretación difícil de escuchar, demasiado dinámica y, en algunos casos, poco pulida.

La cuestión es que encontrar un rango dinámico óptimo no es un proceso lineal. Más bien va a variar mucho en función del sonido que intentes conseguir y de las capacidades de tu sistema.

Aprender a evaluar y producir un rango dinámico óptimo para cualquier canción puede llevar años de entrenamiento y experiencia de escucha enfocada. Afortunadamente, puedes utilizar servicios como Emastered para hacer el trabajo pesado por ti - Nuestros algoritmos están optimizados para encontrar el rango dinámico perfecto para tu música para que puedas crear de forma fiable música pulida y masterizada sin esfuerzo.

La guerra del volumen y el futuro de la música

En los últimos 30 años, la cantidad de compresión y limitación que se utiliza tanto en las actuaciones como en las canciones de estudio se ha vuelto indudablemente más ruidosa. Esto ha creado una división entre los músicos, a menudo denominada "la guerra de la sonoridad", y ha llevado a muchos a suplicar que les devuelvan su complejidad dinámica.

La idea es que la reducción cultural del rango dinámico, y por tanto de la sonoridad amplificada, ha hecho que perdamos matices en la mezcla de una canción... La complejidad dinámica se aplana a medida que seguimos comprimiendo a un ritmo mayor. También hay que tener en cuenta que la mayoría de los servicios de streaming también emplean su propia forma de normalización para que no haya demasiado ruido al pasar de una pista a otra.

Gran parte de la división de la sonoridad surgió del desarrollo de nuevos géneros como el hip hop y el Nu-metal en los años 90. A diferencia de las generaciones anteriores de música, estos géneros emergentes daban prioridad a una mayor fluctuación del sonido, con un volumen menos uniforme en todo momento. ¿El resultado? La necesidad de una mayor compresión.

A medida que los géneros cambiaban, también lo hacían nuestros gustos. Los primeros años de la década de 2000 estuvieron llenos de experimentación con el sonido, lo que también podría haber contribuido a nuestro mayor uso de la compresión. Independientemente de tu opinión sobre las guerras de volumen, está claro que nuestras cintas musicales no solo dan forma a lo que escuchamos, sino que también informan directamente sobre cómo elegimos producir, mezclar y masterizar la música.

El rango dinámico preferido de hoy puede no ser el mismo sonido de mañana... Y eso es precisamente lo que hace que la música sea tan emocionante. Disfruta ajustando el rango dinámico de tu pista para sacar lo mejor de tu música.

Da vida a tus canciones con una masterización de calidad profesional, ¡en segundos!