Cómo escribir letras de canciones: Una guía paso a paso

Cómo escribir letras de canciones: Una guía paso a paso Cómo escribir letras de canciones: Una guía paso a paso

Aprender a escribir letras de canciones es una habilidad esencial para todo músico. Al fin y al cabo, las letras de las canciones son uno de los componentes centrales de la conexión entre el oyente y el artista. Un tema con una buena letra es irresistible, ya que hace que cualquiera pueda entrar en tu mundo sonoro.

Sin embargo, escribir una letra no es un proceso sencillo. Tus canciones favoritas hacen que escribir una letra parezca fácil, pero no olvides que todos los grandes letristas empezaron de alguna manera. Puede resultar abrumador escribir una letra por primera vez, pero por suerte, a continuación te explicaremos exactamente cómo escribir una letra de canción para que puedas escribir una gran canción al final de este artículo. Vamos a ello!

Cómo escribir letras de canciones para principiantes

La mejor manera de aprender a escribir una canción es empezar a crear letras. Aquí tienes una guía paso a paso sobre cómo puedes escribir tus propias canciones, tanto para principiantes como para músicos experimentados.

  1. Determina tus objetivos líricos.
  2. Identifica tu punto de partida.
  3. Haz una sesión de brainstorming.
  4. Decide la estructura de tu canción.
  5. Cree frases dentro de su estructura.
  6. Asegúrate de que tu historia tiene un arco.
  7. Ponga su letra a la melodía.
  8. Afinar la capacidad de canto y la pegajosidad.
  9. Aclarar y repetir.

Las letras transforman la música de ascensor en una forma de arte profunda. Aunque mucha gente puede conectar sólo con la música instrumental, un contenido lírico sólido hará que tus canciones lleguen mucho más fácilmente a tu público. Escribir la letra de una canción no siempre es fácil, pero este esquema debería facilitarte el inicio del proceso.

1. Determina tus objetivos líricos.

Antes de poner la pluma sobre el papel, puede ser útil determinar los objetivos de tu proceso de composición para cualquier tema en particular. Quizá quieras pensar en lo que quieres decir exactamente con tu propia letra, o tal vez pensar en un par de temas que te inspiren de forma natural.

Piensa también en quién es el interlocutor en tu tema. ¿Te diriges directamente al oyente? ¿Es tu canción un monólogo emocional? ¿O simplemente una narración de una historia o experiencia? Anota los temas generales de la canción sobre los que te gustaría escribir y encuádrate en la opción más convincente. Quién sabe, estas palabras iniciales de inspiración podrían servir como un buen título de canción más adelante.

La parte más importante de la tarea es empezar. Si consigues dar este pequeño paso de reducir tus pensamientos a un único concepto lírico, estarás en el buen camino para escribir una página completa de letra. A veces, nos sentimos tan abrumados por el tema que nos absolvemos de escribir nada en absoluto, así que tomarte el tiempo necesario para identificar tus intenciones para el tema te pondrá sin duda en el camino del éxito.

2. Identifica tu punto de partida.

Escribir una canción no es un proceso lineal. En algunas sesiones, el segundo estribillo puede ser lo primero que escribas. En otras, puede que tengas un enfoque más cronológico, empezando por la estrofa inicial y avanzando hasta el preestribillo y el estribillo. Antes de empezar a escribir, permítete ser fluido.

De todos modos, la letra y la estructura de la canción van a pasar por varias iteraciones antes de crear la mejor letra para el tema, así que no te estreses por encontrar la palabra adecuada todavía. Empieza con una actitud abierta y confía en que editarás lo que sea necesario más adelante en el proceso.

Si participas en otras formas de arte dentro de la música, puede que encuentres letras después de crear un ritmo o de escribir una línea melódica en tu guitarra. Todas estas son formas válidas de sacar a relucir tus habilidades intuitivas para escribir letras, así que no tengas miedo de utilizarlas.

Las progresiones de acordes también pueden ayudarte a inspirarte, ya que algunos artistas prefieren crear la letra y la melodía al mismo tiempo. Otras canciones pueden crearse empezando sólo con la letra. Sea lo que sea, confía en tu propio estilo y persíguelo. Las mejores canciones las hacen los artistas que están dispuestos a adaptar su proceso a las necesidades del tema.

3. Realiza una sesión de brainstorming.

Una vez que tengas el punto de partida y el tema de la canción, ¡empieza la lluvia de ideas! Saca una libreta y papel o anota en tu teléfono todo lo que se te ocurra relacionado con tu canción. También puedes grabar tus ideas en notas de voz o discutirlas con un colaborador creativo. Pueden ser palabras, frases melódicas o incluso frases completas de la canción. No es el momento de ser súper estricto, ¡deja que todo salga!

Intenta no entorpecer tu propio camino. Si no estás seguro de si tu idea acabará en la letra final de tu canción, escríbela de todos modos. Lo que quieres es tener una lluvia de ideas lo más amplia posible, para poder elaborar una canción completa en el futuro.

Si te cuesta mucho inspirarte, escucha diferentes canciones relacionadas con el tema de tu canción. ¿Hay alguna parte en particular que te resuene? Piensa en cómo puedes comunicar esos puntos con tus propias palabras y perspectiva y escríbelo.

No dejes que lo grande sea enemigo de lo bueno. Incluso los mejores compositores se bloquean en algún momento de su carrera. La clave está en superarlo y no rendirse. Serás capaz de escribir una canción si estás dispuesto a dejar de lado tus miedos y dejar que brille tu creatividad innata. Es natural que te pongas nervioso si no has intentado escribir una canción en el pasado, pero no dejes que este sentimiento te impida empezar a escribir. Fija un objetivo lírico y parte de ahí.

4. Decide la estructura de tu canción.

Para escribir una letra de canción que tenga sentido desde el punto de vista rítmico y melódico, tienes que entender las estructuras básicas de las canciones . Determina qué palabras o frases quieres utilizar en la melodía del estribillo frente a la primera estrofa, el puente, el preestribillo, etc. En general, las estructuras de canción más populares son:

  1. VERSO - ESTRIBILLO - VERSO - ESTRIBILLO
  2. INTRO - VERSO - ESTRIBILLO - VERSO - PUENTE - ESTRIBILLO
  3. VERSO - ESTRIBILLO - PUENTE - ESTRIBILLO

Aunque muchas canciones se desvían de estas fórmulas, lo mejor es ceñirse a una de estas estructuras de canción probadas y verdaderas mientras te familiarizas con el proceso de composición. Lo importante es que agrupes tus ideas en sus propias subsecciones, que con el tiempo se convertirán en partes centrales de la canción.

Algunas partes esenciales a las que querrás prestar atención son:

  • El gancho: El gancho es una frase musical corta que suele aparecer en el estribillo . Los ganchos son memorables, pegadizos y abarcan el sentimiento de la canción en un par de palabras.
  • El estribillo: Esta es probablemente la sección más pegadiza de la canción, por lo que la letra debe ser fácil de captar. Las líneas del estribillo se repiten a lo largo de la canción, así que céntrate en escribir una letra de estribillo que sea fácil de recordar.
  • El título de la canción: El título de la canción atraerá al oyente para que la escuche en primer lugar, así que debes asegurarte de que tu letra coincide con el concepto central del título. También es una buena idea incorporar el título de la canción en el gancho o en el estribillo.

Tenga en cuenta que todos los componentes de una canción son importantes. Sin embargo, cuando escribas la letra de una canción para el gancho, el estribillo o el título, tendrás que dedicar algo más de tiempo y atención. Estas secciones de una canción son probablemente las que más se quedan con los oyentes, así que asegúrate de escribir una canción que destaque estas secciones como un punto fuerte.

5. Cree frases dentro de su estructura y un esquema de rima sólido.

Ahora que tienes una hoja de ruta general sobre dónde quieres colocar ciertas letras, es el momento de crear frases líricas si aún no lo has hecho. Piensa en la fluidez y la cadencia de tus líneas líricas: Lo ideal es que cada línea tenga una cantidad de sílabas y una cadencia similar a la de la línea anterior, al igual que en un poema.

También es un buen momento para sacar el diccionario de rimas: es mucho más fácil dar cohesión a una canción si se emplea un esquema de rima. Los esquemas de rima son patrones esenciales de rima. Aquí tienes algunos de los esquemas de rima más comunes que debes tener en cuenta en tus canciones. Ten en cuenta que las letras denotan pares de rima coincidentes, de modo que la línea "A" rimaría con otra línea "A", y la "B" con otra línea "B".  

AAAA - Todas las líneas riman. Un ejemplo podría ser,

"Me enamoré de ti" (A)

Hasta que me puse negro y azul (A)

La caída llegó demasiado pronto (A)

Pero esto no es nada nuevo (A) "

ABAB - Los versos 1º y 3º riman y los versos 2º y 4º riman. Este patrón es continuo a lo largo de la canción. Un ejemplo podría ser,

"Me enamoré de ti" (A)

Hasta que olvidé mi nombre (B)

Me volviste negro y azul (A)

Y acogí todo el dolor (B)"

AABB - Los dos primeros versos riman y el tercero y el cuarto riman. Este patrón enfatiza los pares de coplas. Un ejemplo básico podría ser,

"Me enamoré de ti" (A)

He puesto mis esperanzas demasiado pronto. (A)

Me has hecho un lío (B)

Contando con el día en que te irías. (B)"

Como puede ver, no todos los esquemas de rima correspondientes utilizan el mismo tipo de rima. Puedes tener una rima exacta (por ejemplo, las palabras "tú" y "azul"), o utilizar una rima interna más sutil (como "nombre" y "dolor").

Estos tipos de rima pueden funcionar igualmente, lo importante es que te decidas por una estructura que tenga sentido para tu canción. Utiliza tu lluvia de ideas para crear frases dentro de una estructura de rima y canción y empezarás a ver cómo tu canción empieza a tomar forma de verdad.

6. Asegúrate de que tu historia tiene un arco.

Ahora que tienes la estructura básica de la canción, asegúrate de que la letra transmite un arco argumental. ¿La letra crea tensión? ¿Cuentan una historia que guía fácilmente al oyente de un punto a otro? Toda gran canción debe tener un principio, un medio y un final claros. La letra debe ser memorable y fácil de entender.

Analiza la estrofa, el estribillo y el puente: ¿Funcionan todos de forma independiente y como una sola unidad? Si no es así, puede ser el momento de perfeccionar las secciones. Analiza la letra que se te queda grabada como oyente: ¿Qué es lo que le impacta emocionalmente? Tomarse el tiempo de analizar a través de la lente del oyente puede facilitarte la tarea como escritor.

7. Ponga la letra a la melodía.

Una vez que tengas el primer borrador completo de la letra, es el momento de empezar a ponerle melodía, si es que aún no lo has hecho. Si eres músico, puede ser útil hacer un bucle con una progresión de acordes en tu instrumento preferido para empezar a inspirar algunas combinaciones de notas. También puedes intentar escribir primero las melodías en tu instrumento y luego trasladarlas a la letra.

Si no tocas ningún instrumento, es una gran idea colaborar con alguien que sí lo haga. En el peor de los casos, siempre puedes buscar un bucle de progresión de acordes en Internet y empezar a crear una línea melódica sobre él. Este proceso será bastante intuitivo, así que no dejes que te intimide. Muchas líneas melódicas famosas sólo incorporan un puñado de notas: Desde luego, no tiene que ser complicado para ser eficaz.

8. Afinar la capacidad de canto y la pegada.

La primera estrofa que crees puede no ser la mejor. Antes de finalizar tu canción, tómate el tiempo de editarla. ¿Están los sonidos consonantes en los lugares adecuados? ¿Es el estribillo realmente pegadizo? ¿La letra es fácil de cantar y recordar para la mayoría de la gente? No tengas miedo de reescribir secciones durante esta fase del proceso. A veces, en la música, tienes que matar a tus queridos para sacar el máximo partido a tu canción.

9. Aclarar y repetir.

Sin duda, la mejor manera de convertirse en un gran compositor es escribir canciones tanto como sea posible. Muchos compositores encuentran tiempo para escribir varias canciones a la semana, ¡y tú también puedes hacerlo! Puede que al principio no escribas canciones a diario, pero si te planteas objetivos de composición y confías en tu instinto, escribir canciones te resultará sin duda más fácil con el tiempo.

La parte más difícil del proceso de composición es aprender a escribir. La creación de tus propias canciones se convertirá en algo natural. A algunos les puede resultar útil fijarse ciertos objetivos: Puede que te resulte más fácil motivarte para escribir música si intentas escribir una determinada cantidad de canciones al mes, etc.

Pasa tiempo con otros escritores para discutir la estrategia de las letras y, por supuesto, no tengas miedo de colaborar. Algunas de tus canciones favoritas en la radio hoy en día fueron sorprendentemente escritas por más de 5 personas... Cuando se trata de escribir canciones, dos cabezas pueden ser mejor que una.

A fin de cuentas, no te desanimes si no te gustan tus letras al principio. La mayoría de las canciones pasan por varias iteraciones antes de llegar a los oyentes. Por cada canción genial que se graba, hay unas 20 canciones "eh" que no llegan a buen puerto, y no pasa nada. De hecho, es normal. Date una palmadita en la espalda por haber escrito tu primera canción y pasa rápidamente a la siguiente.

Consejos para escribir letras de canciones

Escribir canciones puede ser increíblemente difícil, así que aquí tienes un par de consejos para tener en cuenta a lo largo de tu viaje como compositor. No olvides que crear buenas letras de canciones puede llevar tiempo, pero con estos consejos y la práctica, seguro que escribes éxitos listos para la radio en muy poco tiempo.

Recuerde que no siempre es un proceso lineal

Esta guía para componer canciones debe tomarse con un grano de sal. No hay una sola manera de empezar a escribir una letra, así que no te desanimes si tu proceso natural de escritura no se ajusta a ningún esquema concreto. La parte más importante de la composición es el resultado: Si terminas las canciones, eso es lo único que importa.

En algunos temas, puedes empezar con una melodía, en otros, puede ser una frase lírica. A veces puedes utilizar herramientas como los libros de composición para despertar la creatividad, otras veces la canción fluye de ti sin problemas. Confía en el proceso de cualquier manera que te llegue.

Los instrumentistas y los compositores llevan diferentes sombreros

Aunque seas un gran instrumentista, productor o ingeniero, no eres necesariamente un gran compositor, al menos todavía. Ten en cuenta que cada aspecto de la creación musical requiere que uses diferentes sombreros. Es posible que tus habilidades en un área no se traduzcan en otra, pero no dejes que eso te disuada.

En su lugar, utilice esta pepita para darle algo de perspectiva: Aprender a escribir letras de canciones requiere tiempo y atención propia, por eso hay sectores en la industria musical dedicados exclusivamente a este arte. Puede que ya seas músico, pero eso no significa necesariamente que hayas aprendido a escribir letras (pero nada te impide empezar).

Registra las chispas de inspiración y guárdalas para más tarde

Como te dirá un músico, la inspiración puede surgir en cualquier momento. Ya sea en la ducha, en la cama o en el trabajo, asegúrate de no dar por sentadas estas explosiones espontáneas. Acostúmbrate a registrar esas inspiraciones y a volver a ellas más tarde.

Puedes escribirlas en una nota adhesiva, grabar una nota de voz para ti mismo o incluso enviarte un mensaje de texto o un correo electrónico que puedas abrir durante tu próxima sesión de composición. La inspiración no siempre es conveniente, pero muchos compositores son capaces de capturar estos momentos y aprovechar su poder en el futuro.

No seas demasiado duro contigo mismo

Una de las mejores maneras de superar el bloqueo de los escritores es ser más tolerante. A menudo tenemos tantas ganas de emular el estilo de uno de nuestros escritores de letras favoritos o de idear grandes canciones en el momento que nos distraemos de escribirlas. A veces, puede ser útil dejarse escribir.

Esto significa que hay que dejar el sombrero de la "crítica" para más adelante. Permítete dejar salir tu flujo de escritura creativa sin entorpecer tu propio camino. Este flujo de escritura de la conciencia será curado más tarde, lo que es más importante es que usted elija para escribir canciones sobre una base regular. Puede que tu primera canción no sea la mejor, pero es mejor que no sea la última. Recuerda que todos tus compositores favoritos seguro que han hecho una canción terrible en algún momento de su carrera.

Acostúmbrate a estudiar las canciones

Para escribir canciones que te gusten, estudia activamente las estructuras y la forma de las canciones que ya te gustan. Tómate tiempo para escuchar la melodía y mirar la letra de algunas de tus canciones favoritas. ¿Qué tienen en común estas canciones? ¿Qué hay en la letra o en las líneas de la melodía que te han hecho conectar con una canción concreta?

A menudo, la "respuesta" a la magia de las canciones populares o de algunas de nuestras canciones favoritas está justo delante de nosotros. Sólo tenemos que dedicar tiempo a reconocer qué es exactamente lo que hace que las mejores letras destaquen entre las demás.

La práctica de la escritura lírica es esencial

Ed Sheeran comparó una vez la composición de canciones con la limpieza de un grifo sucio: hay que pasar por el agua mala antes de que surja inevitablemente el chorro claro de las grandes canciones. Esta es una gran analogía para la composición de canciones y reconoce la importancia de la práctica.

Sólo se puede mejorar una habilidad cuando se le dedica tiempo y energía de forma constante, y la composición no es una excepción. No te presiones para que escribas una canción increíble desde el principio, pero si decides escribir con regularidad, seguro que lo conseguirás.

No hay una única manera de escribir letras, pero esperamos que estos consejos te faciliten la tarea de escribir tu primera composición completa. Recuerda que la práctica hace la perfección. Con un poco de tiempo y la ayuda de estos consejos, seguro que escribes unas letras increíbles en poco tiempo. Diviértete y disfruta del proceso de escritura.

Da vida a tus canciones con una masterización de calidad profesional, ¡en segundos!