Cómo ser un mejor productor: Consejos prácticos para principiantes

Cómo ser un mejor productor: Consejos prácticos para principiantesCómo ser un mejor productor: Consejos prácticos para principiantes

El año pasado decidí que quería aumentar mi producción musical. No podía dar ningún concierto (gracias, COVID), así que ¿por qué no escribir más música? Me propuse el reto de componer 20 temas en 20 días. Temas completos y acabados. No pequeños garabatos de ideas. No bocetos. Algo que pudiera poner en SoundCloud para que alguien lo escuchara de principio a fin. El objetivo era crear un catálogo de material que pudiera vender a los editores o publicar yo mismo, con la ventaja añadida de (con suerte) convertirme en un mejor productor musical en el camino. Tenía un reto y un objetivo. Podía hacerlo.

Me puse a ello con toda la valentía de un explorador que se lanza a una nueva aventura. El primer día llegué a mi estudio y me senté a empezar mi primera pieza musical.

Y entonces el pánico se apoderó de mí. ¿Podría seguir así durante 20 días seguidos y seguir paseando al perro? ¿Y si algunos días no podía molestarme? ¿Y si las melodías eran una mierda?

Entonces miré mis zapatillas de correr y me di cuenta de que Nike lo resume muy bien: Just Do It.

Es así de sencillo.

Al final del proceso, había aprendido mucho. No sólo sobre los aspectos técnicos de la producción musical, sino también sobre lo que se necesita para mejorar en el oficio y convertirse en un productor musical de éxito. Al escribir esto, espero inspirarte y ayudarte en tu viaje con nuevos trucos para que fluya la creatividad cuando te sientas desanimado.

No olvide consultar la sección de consejos al final para obtener algunas ideas adicionales.

La práctica hace la perfección

ser un mejor productor

Cada día del reto, cuando me sentaba a escribir un nuevo tema, me asaltaba la idea de que no sería lo suficientemente bueno. ¿Y si los demás (o peor: los amigos) odiaban mi arte?

Entonces caí en la cuenta de que la única manera de ser un mejor productor musical era seguir intentándolo. Que algo suene bien o no es un concepto arbitrario, así que tiré ese punto de referencia por la ventana y me centré en practicar mi oficio en el estudio.

Si lo piensas, los productores de música que aprenden a utilizar una DAW tienen el mismo concepto que los músicos que aprenden un instrumento "tradicional". Hay capas y capas de habilidades, conocimientos y nuevas técnicas que aprender, y cuanto más lo hagas, mejor serás.

Si quieres aprender a tocar el piano, no empiezas con un concierto para piano de Rachmaninoff y te pasas toda la vida aprendiéndolo. No, empiezas, por ejemplo, con "Twinkle Twinkle" y vas desarrollando tus habilidades y técnicas paso a paso, y lo mismo ocurre con un nuevo productor que aprende habilidades de producción y mezcla en su DAW.

En lugar de preocuparte por si tus niveles de producción musical están a la altura de los de un productor musical profesional, céntrate en aumentar tus habilidades con cada proyecto.

No te frustres cuando tu música no suene tan pulida como un tema de Timbaland . Sigue trabajando en tu oficio porque...

Todo el mundo apesta

mejorar la producción

A pesar de mi decisión de seguir adelante y practicar la producción de música durante el reto, seguía existiendo la duda de si el resultado sería menos que estelar.

La cuestión es que la perfección es enemiga del progreso, y tú estás retrasando las cosas al preocuparte por cómo juzgarán los oyentes tu música.

En algún momento de su vida, todas las personas cuya música admiras han hecho un tema de mierda. No me refiero a las canciones que quizá no te gusten. Me refiero a las profundidades ocultas de su disco duro, donde se esconden una o dos canciones terribles.

Solo vemos (o escuchamos) una versión filtrada de la producción de los artistas, es decir, lo que han decidido sacar al mundo. Al igual que el glamuroso influencer de Instagram, cuyas fotos cuidadosamente seleccionadas ocultan el desorden que hay a la vista, la música que escuchas y a la que aspiras a sonar ha pasado por un proceso de crisol para llegar a donde está ahora. Detrás de cada gran productor musical se esconde un páramo disperso de sonidos, progresiones de acordes y teoría musical cuestionable, que decidieron no compartir con el mundo.

No estoy abogando por que sigas adelante y hagas una música horrible. Quieres hacer buena música. Pero obsesionarte con si algo es bueno o no te impedirá hacer m*erda. Así que permítete apestar y crecer porque necesitas...

Cantidad sobre calidad

La intención original de mi reto era crear un nuevo catálogo de música para lanzarlo o venderlo a los editores. Al décimo día, me di cuenta de que algunos de los temas no pasarían los controles de escucha de A&R. Sin embargo, persistí, animado por un recuerdo lejano de mi infancia.

Grabé mi primer "álbum" en un diminuto radiocasete junto a mi fiel Yamaha PSR-32 (sí, amigos; sin entrada de línea. Sólo el ruido y el silbido de un altavoz). Era terrible*, y mis habilidades de producción musical han mejorado desde entonces. Pero fue un comienzo, fue divertido y me ayudó a aprender sobre el proceso de composición. Si hubiera esperado a la oportunidad perfecta para grabar, nunca me habría embarcado en mi alocada carrera musical. Y me di cuenta de que lo mismo se aplicaba aquí: seguir trabajando y seguir aprendiendo.

*Creo que hay una copia del casete flotando por el suroeste de Londres. Si se encuentra, por favor destruir.

En lugar de intentar crear la obra maestra definitiva, me centré en aprender una nueva habilidad con cada proyecto. Un día era un atajo de teclado; otro, cómo poner capas de sintetizadores de forma eficaz. A medida que trabajaba con constancia, estas nuevas habilidades se iban asimilando, se acumulaban y se convertían en algo natural. Alcancé el Nirvana cuando ya no tuve que buscar la tecla de acceso directo para "Capturar como grabación".

Esta estrategia va de la mano de permitirse fracasar. Permitirte a ti mismo (y a tu música) fracasar te da la libertad de experimentar, y cuanto más explores, más rápido desarrollarás tu propio estilo y tu sonido único. No siempre tiene que sonar bien. Ni siquiera tiene que sonar bien, siempre que sigas tocando y creciendo.

Si quieres (o necesitas) rendir cuentas, intenta unirte a una comunidad que fomente la producción creativa, como el Mes de la Escritura de Álbumes de febrero. O anuncia en las redes sociales que publicarás un tema nuevo a la semana durante un año y pide a tus amigos y seguidores que te obliguen a cumplir la tarea.

Lo principal es la constancia. Si te presentas en tu estudio para ser creativo y producir música todos los días, está garantizado que mejorarás en ello. Y si no estás seguro de por dónde empezar, prueba...

De pie sobre los hombros de los gigantes

Tengo que admitir que empecé a quedarme sin ideas jugosas alrededor del segundo día. No fue bonito. Pero le había dicho a mi perro que lo haría y puede que se lo mencionara a mi mujer, así que tenía que rendir cuentas de mi rendimiento.

Hay tantos recursos para los artistas que habría sido una tontería hacer este reto sin utilizar al menos algunos de ellos. Estos recursos van más allá de los videotutoriales en YouTube, o de los blogs escritos como los de aquí en eMastered. Me refiero a encontrar la inspiración en cualquier cosa y en todo. Y eso es lo que hice.

¿Has oído una canción que te encanta? Intenta recrearla. Decidí hacer ingeniería inversa de un tema (Met Him Last Night) para ver qué había debajo del capó. Busqué en Internet una plantilla para rehacer la canción y encontré este sitio web que ofrece plantillas de canciones de portada con voces completas. Pude ver realmente cómo se hacía la salchicha.

Sin embargo, no se quedó ahí. Intenté utilizar una pista de referencia en algunos proyectos y elegí una o dos cosas para emular. Podía ser la exuberante reverberación , la compresión de la caja o simplemente la estructura de la pieza.

Prueba también a experimentar con distintos géneros. Aunque al final no vayas a publicar música de un género concreto, puedes aprender mucho escuchando los valores de producción de un estilo distinto al tuyo.

Y no te olvides de los loops y paquetes midi. Aunque tienes que ser consciente de las restricciones de licencia de los samples o loops midi que utilices, pueden ser una forma útil de poner en marcha un proyecto estancado o de alejar tu DAW del síndrome de la pantalla vacía cuando no sabes por dónde empezar. Siempre puedes reemplazar o ajustar los bucles a medida que el trabajo evoluciona. Para obtener más ideas sobre cómo utilizar los bucles en tu música, consulta este artículo.

Pero conseguir que una pista empiece a funcionar estropeando un bucle es una cosa. La lección más dura que aprendí durante el reto fue...

Cruzando la línea de meta

Hay que reconocer que en los primeros días del reto autoimpuesto, hice un poco de trampa. Empezaba canciones y me prometía a mí mismo que volvería al estudio y las terminaría más tarde, pensando que el tiempo extra permitiría que las ideas fermentaran.

No lo hicieron.

Tuve que sentarme un día y obligarme a terminar esas piezas musicales huérfanas, y quizá lo más valioso que aprendí a lo largo del reto fue a completar una canción. Al fin y al cabo, eso es lo único que les importa a los oyentes (y a las discográficas).

Entonces, ¿cómo se termina una canción si te sientes atascado?

Elige y sigue adelante. No te pases toda la vida jugando con el sonido de la caja. ¿Se acerca bastante? Genial, pasa al bombo.

Si eres propenso a sufrir ataques severos de "The Tweaks", intenta imprimir las pistas en audio para evitar la tentación de manipular el parche cuando deberías estar mezclando. (Pero silencia y oculta el original, ya sabes, por si acaso....)

El viaje de mil millas comienza con un solo paso

Puede que te imagines en el futuro produciendo música para tus adorados fans de todo el mundo. Tu carrera se ha disparado y el dinero no para de llegar.

Pero si quieres dedicarte a la producción musical profesional, tienes que empezar por algún sitio. Producir música, y convertirse en un mejor productor, requiere tiempo, conocimientos y habilidades. El mejor momento para empezar a perfeccionarlos es ahora mismo. No esperes a que tu calendario se abra; la vida, inevitablemente, llenará tu agenda con sus propios planes.

En cambio, comprométete a crear música de forma regular y constante. Cualquier cosa ayuda, incluso 30 minutos al día. Ten un plan de juego para tu sesión de estudio, para que tengas claro lo que quieres conseguir cuando te pongas el sombrero de productor musical. Añade una línea de bajo por aquí, juega con algún diseño de sonido de sintetizador por allá y, antes de que te des cuenta, tendrás una pista terminada. Y luego, a aclarar y repetir todo el proceso.

A la larga, debes dejar de lado la idea de la perfección y dejar que los fallos lleguen. Pierde el apego al resultado (y al dinero), y en su lugar diviértete y disfruta del proceso de hacer música. Al fin y al cabo, para eso estás aquí, ¿no?

Consejos y trucos para ser un mejor productor musical

Para cuando quieras picar algunos trozos de consejo.

  • Trata la producción musical como una carrera, no como un hobby. Dedica tiempo cada día a aprender tu arte.
  • No es necesario que trabajes más, sino que lo hagas de forma más inteligente. Aprende las teclas de acceso rápido.
  • Permítete trabajar en proyectos de producción musical que no tengan como objetivo ganar dinero. Diviértete, sé creativo y experimenta.
  • No hace falta que te gastes una fortuna en un equipo de última generación. En su lugar, aprende todo el software de tu estudio por dentro y por fuera. Algunos productores de música crean álbumes enteros utilizando exclusivamente plug-ins de stock.
  • Invierte en ti mismo. Haz un curso sobre el DAW con el que trabajas para mejorar tus habilidades de producción.
  • Crea plantillas para trabajar. Incluye tus sonidos favoritos y configura buses, grupos auxiliares e inserciones para acelerar el proceso de mezcla.
  • Cuando trabajes en un nuevo proyecto, céntrate en un solo punto para aumentar tus conocimientos. Por ejemplo, aprende a mezclar para una canción y a diseñar el sonido para otra. No intentes aprender todo al mismo tiempo.
  • Si te parece lo suficientemente bueno, pasa a lo siguiente. No te pases toda la vida persiguiendo la perfección.  
  • Escucha y aprende de otros productores y músicos. Lee sobre su flujo de trabajo en el estudio, analiza su música, escucha e intenta recrear los sonidos que utilizan.
  • Sigue jugando y sigue produciendo. Cuanto más crees, más creativo serás.

Da vida a tus canciones con una masterización de calidad profesional, ¡en segundos!