Cómo evitar el sonido turbio en tus mezclas

Cómo evitar el sonido turbio en tus mezclasCómo evitar el sonido turbio en tus mezclas

¿Alguna vez has añadido instrumentos de gama baja a tu pista sólo para escuchar un sonido apagado y enturbiado? Puede que estés sufriendo una mezcla turbia. Incluso los productores más experimentados pueden sufrir de un sonido turbio, y aunque este problema puede ser un reto, no es nada que no se pueda arreglar con un poco de amor y cuidado.

Si tu mezcla suena turbia, has llegado al lugar adecuado. A continuación, definiremos lo que es el barro, compartiremos cómo se pueden arreglar las mezclas con barro y compartiremos algunos consejos sobre cómo evitar una mezcla con barro en el futuro. Vamos a ello!

¿Qué significa "Muddy" en la música?

Entonces, ¿qué significa exactamente cuando alguien dice que una "mezcla suena turbia"? En general, el "barro" se refiere a la sobresaturación de la gama de frecuencias medias bajas, que es más o menos la gama de 200 a 500 Hz en el espectro de frecuencias.

También puede ser un término más general que se utiliza para describir un sonido apagado y nublado que dificulta la apreciación de un sonido concreto en una mezcla, como si se colocara una manta sobre los sonidos. Las mezclas turbias carecen de claridad y no son capaces de mostrar un rango dinámico equilibrado. En su lugar, toda la mezcla parece carecer de vida, con las frecuencias problemáticas reinando como rey.

Por suerte, hay muchas formas de arreglar el enturbiamiento a lo largo del proceso de grabación, producción y mezcla desde tu estudio casero.

¿Qué causa el sonido turbio?

Si tus mezclas suenan turbias, es importante entender qué puede estar causando las frecuencias turbias. De este modo, podrás eliminar el sonido fangoso antes de gastar demasiada energía y tiempo tratando de revertirlo en tu mezcla. Estos son algunos de los factores clave que pueden contribuir a una mezcla turbia:

Una mala grabación

Con demasiada frecuencia, los ingenieros olvidan que la mezcla de música comienza con el proceso de grabación. Si el micrófono de tu vocalista capta demasiadas frecuencias de rango medio, puedes sonar embarrado desde el principio. Por lo tanto, es esencial que conozcas bien la respuesta en frecuencia de cada equipo.

La colocación adecuada del micrófono y del instrumento también puede evitar que se capten frecuencias bajas innecesarias para cualquier instrumento en particular. También ayuda entender que nuestros oídos pueden percibir las frecuencias altas como más fuertes durante el proceso de producción de audio.

Un tratamiento de sonido adecuado puede proporcionar una representación más precisa de los medios bajos a lo largo de una sesión de grabación, pero no confíes sólo en tus oídos: a menudo, el uso de un analizador espectral puede ayudarte a ver el equilibrio de una canción en toda la gama de frecuencias para que puedas dirigir la grabación con precisión según sea necesario. El uso excesivo de complementos, como preamplificadores o pedales de efectos, también puede dar lugar a la acumulación o al exceso de graves, así que asegúrate de que sólo grabas lo esencial para una pista concreta.

Frecuencias medias bajas

Gran parte de las mezclas turbias se deben a que hay demasiado sonido en los medios bajos del espectro de frecuencias. Esta zona es muy difícil de mezclar, sobre todo porque los medios bajos pueden contener elementos esenciales para la estructura completa de una canción, como el bajo y el bombo.

Presta especial atención a cualquier sonido que resida en la misma gama de frecuencias de 200 a 500 Hz. Una acumulación excesiva en los medios bajos puede ahogar la dinámica y la claridad del resto de la mezcla.

No hay suficiente espacio en la mezcla

Es posible que tu mezcla sea turbia simplemente porque hay demasiados instrumentos o frecuencias bajas en la mezcla. Cada pista de tu grabación debería añadir una nueva dinámica, melodía o ritmo a la mezcla. Si simplemente no se oye, no es necesario que esté ahí del todo: prioriza el espacio en la mezcla sobre la saturación.

Mezclas mal equilibradas

No olvides que una de las herramientas más poderosas a la hora de mezclar es el fader. A veces, las mezclas turbias pueden atribuirse a un desequilibrio general en las pistas. Dado que las ondas más bajas pueden ser más difíciles de oír, tiene sentido que coloquemos estos sonidos a un volumen más alto de lo necesario como forma de sobrecompensación.

Uso excesivo de efectos

Es fácil dejarse llevar por los efectos. Al mismo tiempo, el uso excesivo de plugins puede provocar problemas de fase, distorsión y desorden auditivo. Es posible que te encuentres utilizando efectos para deshacer el error de otro. En caso de duda, haz una búsqueda minuciosa para identificar la búsqueda del barro. Pasa por alto cada efecto uno por uno, y asegúrate de que cada efecto de la cadena añade claridad en lugar de quitársela.

Cómo arreglar el sonido turbio en las mezclas

Entonces, ¿cómo puedes arreglar el sonido fangoso si ya está incrustado en tu mezcla? Aquí tienes un par de formas clave para eliminar el barro de toda la mezcla sin comprometer tu arreglo.

Localizar el origen del barro

Para empezar, tienes que identificar el origen del ruido. Puedes utilizar herramientas como un analizador espectral, un ecualizador gráfico o simplemente tus oídos para encontrar lo que sobresale en la mezcla. A partir de ahí, afina estas pistas para eliminar el desorden de audio. Recorta las frecuencias innecesarias, los efectos y trabaja en el equilibrio entre las pistas problemáticas y el resto de la sesión.

Además, no dudes en eliminar todo lo que no necesites. A veces, la mejor manera de producir claridad en una mezcla es dar un paso atrás y eliminar los sonidos que no sirven a la canción en su conjunto.

La ecualización al rescate

La ecualización correctiva puede ser excelente para despejar el barro de tu mezcla. Utilizar un filtro de paso bajo en las pistas de frecuencias medias y altas puede eliminar el desorden para que el rango medio inferior sea lo más claro posible. Además, puedes utilizar un ecualizador de barrido para eliminar el estruendo de las voces y otras pistas, pero asegúrate de no exagerar.

En general, si tienes que cortar más de 3dB cada vez, probablemente deberías volver a grabar tus pistas.

Trabaje en su equilibrio

A veces, un mal arreglo por sí solo puede crear frecuencias innecesarias y barro en una mezcla. Por lo tanto, piensa en el equilibrio de tus canciones. ¿Hay un desequilibrio de los bajos en comparación con el resto de la mezcla? ¿El bombo compite demasiado con los bajos?

El fader es una herramienta poderosa por derecho propio, por lo que simplemente bajando o ajustando los niveles al gusto puedes conseguir menos barro. También puedes utilizar métodos como la compresión sidechain para ayudarte a escuchar un bombo o un golpe mientras el bajo está sonando y así no tener que sobrecompensar el volumen.

También es posible que los instrumentos con frecuencias más altas estén demasiado altos. Es una buena idea escuchar una pista de referencia para ver cómo suenan los diferentes rangos de frecuencia en relación con los demás. Es fácil dejarse llevar por el volumen a lo largo del proceso de producción y mezcla, pero trabajar en el equilibrio no sólo proporcionará más espacio para el bus maestro, sino que también puede ayudarte a solucionar el enturbiamiento con un rápido giro de botón.

7 formas de evitar el barro en tus mezclas

En última instancia, cuando se trata de reducir el barro en tus mezclas, la mejor metodología es eliminarlo desde el principio. Aquí tienes un par de cosas que puedes hacer mientras grabas y produces canciones para arreglar el barro y hacer mejores canciones.

1. Añada el extremo inferior con moderación

2. Evitar demasiados efectos o panorámicas dentro de la gama de lodos

3. Crear espacio antes de añadir más

4. Trabajar en el equilibrio entre la patada y el bajo

5. Compruebe su analizador

6. Elimine lo que no necesita

7. Utilizar una pista de referencia

1. Añada el extremo inferior con moderación

Llenar el extremo inferior de tu mezcla no requiere muchas pistas. Intenta limitarte en este rango lo máximo posible para reducir el barro desde el principio.

2. Evitar demasiados efectos o panorámicas dentro de la gama de lodos

De todos modos, las pistas de la gama baja no suenan bien con muchos efectos, y es muy fácil que te encuentres con barro si te excedes en esta área. Utiliza los efectos con moderación, ya que los sonidos graves ocupan mucho espacio en la mezcla por sí solos.

3. Crear espacio antes de añadir más

Una de las cosas más difíciles de hacer mientras se hace música es deshacerse de algo que has creado. Sin embargo, es una de las habilidades más esenciales como productor e ingeniero, así que haz de ello un hábito. Pregúntate siempre si hay algo que puedas quitar antes de intentar añadir más pistas a tu mezcla. El objetivo final es una mezcla completa con mucha claridad entre las pistas.

4. Trabajar en el equilibrio entre la patada y el bajo

Dado que el bombo y el bajo suelen compartir la misma gama de frecuencias en los medios bajos, puede resultar difícil equilibrarlos. Haz un esfuerzo consciente para decidir qué partes brillarán en cada sección. También puedes utilizar la ecualización correctiva para eliminar las frecuencias que no necesites en ninguna de las pistas. La compresión en cadena lateral puede ayudarte a crear un equilibrio entre los dos elementos, siempre que el contexto sonoro tenga sentido.

5. Compruebe su analizador

Utiliza las herramientas que tienes a tu disposición. Nuestros oídos, por desgracia, no son siempre el narrador más fiable, así que asegúrate de utilizar un analizador espectral en tu bus maestro para comprobar el balance de frecuencias. También es una buena idea utilizar un ecualizador gráfico en tus sonidos de frecuencias medias bajas para que puedas ajustar con precisión tu balance según sea necesario.

6. Elimine lo que no necesita

Un buen consejo es utilizar el ecualizador para eliminar el exceso de frecuencias que no necesitas. Por ejemplo, tu hi-hat puede estar produciendo algunas frecuencias bajas, aunque no sea evidente para el oyente. No dudes en utilizar un filtro de paso alto en este tipo de sonidos que pueden enturbiar los medios inferiores innecesariamente.

En la misma línea, puedes utilizar un filtro de paso bajo en los sonidos más graves para ayudar a que todas las pistas tengan su propio espacio dentro de la mezcla. Cuando se trata de mezclar y masterizar música, menos es más.

7. Utilizar una pista de referencia

Aunque hayas pasado horas mezclando, eso no significa necesariamente que lo hayas hecho bien. No es ningún secreto que nuestros oídos se fatigan de forma natural con el paso del tiempo, por lo que puede ser útil tomar descansos mientras se mezcla para evitar arruinar la pista. Puede que cuando vuelvas te des cuenta de que no puedes oír otros instrumentos por encima del sonido del bajo o de otros instrumentos en los medios bajos.

También es muy útil utilizar una pista de referencia. De este modo, puedes hacerte una idea de cómo suena un equilibrio pulido y aplicar esas ideas a tu propia mezcla.

Recuerda que aprender a eliminar los sonidos turbios en tu sesión puede llevar tiempo. Con la ayuda de estas estrategias y mucha práctica, serás capaz de producir mezclas claras en poco tiempo. Feliz mezcla!

Da vida a tus canciones con una masterización de calidad profesional, ¡en segundos!