Dominio de la cadena: Guía para principiantes

Dominio de la cadena: Guía para principiantesDominio de la cadena: Guía para principiantes

La masterización es un paso esencial en la creación de audio profesional. Al fin y al cabo, es el último paso del proceso de producción de audio, que permite a los ingenieros de sonido dar a las pistas un pulido final antes de enviarlas a la radio.

Sin embargo, muchos principiantes tienen dificultades para crear su primera cadena de señales de masterización. Por suerte, el proceso de masterización no es tan complicado, sólo requiere algunas herramientas clave y mucha práctica. A continuación, detallaremos una cadena de masterización básica para que puedas ayudar a que tu mezcla suene increíble.

¿Qué es la maestría?

Tienes que entender bien los objetivos de la masterización para mejorar adecuadamente tus canciones. En general, el proceso de masterización tiene como objetivo producir una versión más equilibrada y mejorada de la mezcla final, lista para ser reproducida en la radio y en otros medios. Un ingeniero de sonido utiliza herramientas como la imagen estéreo, la compresión multibanda y un ecualizador dinámico para realizar cambios sutiles pero importantes, de modo que una canción pueda sonar lo mejor posible cuando se pruebe en una variedad de salidas de audio y dispositivos de reproducción.

La masterización suele ser un proceso más técnico que la mezcla, en el que no se toman tantas decisiones creativas. En cambio, el ingeniero de masterización utiliza sus cadenas de masterización para elevar el sonido preestablecido en una mezcla bien equilibrada. Una canción correctamente masterizada tendrá una distribución más o menos uniforme cuando se analiza a través del espectro de frecuencias, y generalmente suena bien cuando se escucha en servicios de streaming, en radios de coches, en equipos de música de discotecas, etc.

¿Qué es una cadena de señal de masterización?

Incluso si planeas entregar tus mezclas a un ingeniero de masterización o a un software como Emastered , es una buena idea tener una comprensión básica de cómo funciona el proceso para informar tu mezcla. Una cadena de señales de masterización es simplemente una forma de categorizar el orden de los plugins de masterización dentro de la sesión de masterización de un ingeniero. Las cadenas de señales pueden variar en el orden de un ingeniero a otro, pero generalmente contienen el mismo tipo de plugins esenciales de la cadena de masterización.

Cómo construir su cadena de señal de masterización: Una guía paso a paso

¿Estás preparado para crear tu propia cadena de masterización en tu DAW? Coge tus plugins de masterización y ponte a trabajar.

  1. Ganancia de la puesta en escena
  2. Limpieza del ecualizador
  3. Compresión multibanda y de cola
  4. Mejora del tono
  5. Imagen estereoscópica
  6. Limitación de
  7. Medición

1. Asegúrate de que tienes una buena base para tu cadena de señal con la escalada de ganancia

Antes de empezar a añadir tus plugins de la cadena de masterización, es importante tener en cuenta el escalonamiento de la ganancia. Aunque este término puede sonar confuso, es básicamente una forma de monitorizar los niveles de salida de audio para evitar el desarrollo de distorsiones desagradables a lo largo del proceso de producción de audio. Tu mezcla no debería sufrir recortes ni producir distorsiones no deseadas, lo que normalmente significa que su amplitud global no debería superar los 0 dB en el ámbito digital.

Teniendo esto en cuenta, recuerda que la masterización implica una mayor compresión y una limitación más agresiva, por lo que es vital que te des a ti mismo o a tu ingeniero de masterización lo que se llama headroom. Lo ideal es que tus sonómetros marquen entre -18 y -3 dB antes de enviar tu sonido a la masterización. Si no te tomas el tiempo necesario para evitar el clipping en tu mezcla, es imposible realizar una masterización profesional. Si tienes dificultades para analizar tus medidores de picos reales o de sonoridad, el uso de un plugin de escalonamiento de ganancia en tu bus maestro puede facilitarte la tarea de ver qué frecuencias altas, medias o bajas hay que reducir.

También puede ser útil que los ingenieros de masterización pidan pistas de referencia al artista o al productor. De este modo, pueden comparar activamente su masterización con el objetivo deseado. La mejor masterización es la que se realiza con conocimiento de causa y se adapta a las necesidades de la música, en lugar de comprometerse ciegamente con los mismos ajustes y la misma cadena de plugins mezcla tras mezcla.

qué es la cadena de masterización

2. Limpieza del ecualizador

Aunque la colocación del ecualizador a lo largo de la cadena de masterización es subjetiva (como lo es con cualquier plugin), es importante ecualizar el master para producir el nivel más uniforme de equilibrio tonal posible. Cualquier cambio realizado con tu EQ debe servir para igualar los rangos de frecuencia en tu mezcla sin comprometer el potente sonido y la dinámica creada en tu mezcla.

Estos cambios deben ser bastante sutiles: si tienes que eliminar más de 3 decibelios de las frecuencias altas, medias o bajas, probablemente sea una señal de que hay un problema con la mezcla. De hecho, las frecuencias problemáticas deberían abordarse en la mezcla en la medida de lo posible, ya que la masterización sirve principalmente para amplificar las decisiones tomadas en el proceso de mezcla, más que para solucionarlas.

También es posible que su bus maestro tenga varios ecualizadores a lo largo del orden de la cadena de masterización. Por ejemplo, un plugin de distorsión armónica puede sacar un sonido deseado de forma natural para una parte del espectro de frecuencias, pero crear frecuencias problemáticas en otra parte de la respuesta en frecuencia. Por lo tanto, para mitigar esto, es posible que tenga que utilizar un ecualizador después del plugin de distorsión armónica, incluso si ya ha utilizado un ecualizador anteriormente.

Como habrás notado, no hay reglas fijas para la masterización, sólo principios generales que informan el proceso. Tu técnica debe ser en gran medida individual con cada canción.

En esta fase del proceso, también puedes utilizar herramientas como un de-esser para ayudar a limpiar las frecuencias altas innecesarias. Una vez más, deberás ser sutil: comprimir las frecuencias altas con demasiada dureza con un de-esser puede llevar a una sobrecompresión de la mezcla, haciendo que se sacrifique la dinámica del sonido. Por encima de todo, confía en tus oídos y en tus medidores para determinar los puntos problemáticos mientras procesas los efectos.

3. Compresión multibanda y de cola

Gran parte del arte de la masterización se remonta a la compresión. Tanto si se trata de compresión dinámica paralela, compresión de cola o compresión para producir una sutil distorsión armónica, se trata de reducir las partes más ruidosas de una pista y amplificar la sección menos escuchada de una mezcla para ayudarte a crear una sensación de mayor volumen que sea consistente en toda la pista.

La configuración de la compresión debe ajustarse de forma que se obtenga un sonido más consistente sin sacrificar demasiada dinámica. También es conveniente utilizar diferentes tipos de compresión. Por ejemplo, un compresor de cola puede utilizarse para ayudar a "gelificar" más las partes individuales, mientras que un compresor multibanda puede amplificar ciertas secciones del espectro de frecuencias. Ten en cuenta que los servicios de streaming suelen añadir un grado de compresión a las canciones para que la experiencia auditiva sea más consistente, por lo que puede ser conveniente ajustarse a esta regla.

4. Mejora del tono

También es posible que ciertos compresores emulen un sonido de válvulas, añadan color a la mezcla o produzcan una emulación de cinta mediante la saturación. Estos compresores más creativos también pueden usarse para resaltar las mejores partes de una pista, aunque todo debe usarse con moderación para evitar borrar el sonido general. A veces, añadir distorsión armónica no es necesario, pero los mejores ingenieros de masterización saben cómo añadir un poco de sabor extra cuando es necesario.

5. Imagen estereoscópica

Aunque este paso es opcional, muchas veces un ingeniero de masterización utiliza un plugin de imagen para aumentar la anchura estéreo percibida de un sonido. La expansión del estéreo puede ayudar a que la música se sienta más inmersa y envolvente, aunque deberás tener cuidado para evitar desarrollar involuntariamente problemas de fase. El uso de un medidor de correlación puede ayudarte a identificar rápidamente estos puntos problemáticos.

En la otra cara de la moneda, algunos ingenieros pueden querer limitar el campo estéreo para ayudar a que una canción exista en un espacio sonoro muy específico. En cualquier caso, deberás comprobar la compatibilidad mono para asegurarte de que los problemas de fase se detectan antes de enviar el master.

6. Limitación de

La última parte del procesamiento de la masterización es la limitación. Puedes pensar en un limitador como en un compresor ultra potente, y los mejores profesionales de la masterización saben que estas potentes herramientas deben usarse con ligereza y cuidado en una pista. Cuando se limita, el objetivo es reducir la ganancia en unos 2-3 dB. Sin embargo, los distintos géneros musicales pueden prestarse a un sonido más o menos comprimido, así que asegúrate de estar al día de los estándares de cualquier pista en particular. Tu pista debe sonar consistente y mejorada sin perder potencia dinámica (Verás que esto es muy similar al enfoque de procesamiento aplicado a los compresores).

cómo construir una cadena de masterización

7. Medición

El último paso de la masterización consiste en comprobar que el master cumple todas las normas necesarias para las salidas de reproducción. Necesitarás que tu pista esté entre -16 y -20 LUFS. También puedes utilizar medidores de picos reales para determinar si tu pista se recortará o no cuando se reproduzca en equipos analógicos frente a los digitales. También es una buena idea comprobar los medidores de correlación de tu master. Si la canción está más hacia el -1 que hacia el +1, lamentablemente, tienes algunos problemas del pasado que hay que solucionar.

Querrás probar tu master en la reproducción a través de las salidas digitales y físicas para detectar cualquier error sonoro pendiente. Una vez que hayas completado este vástago, habrás completado con éxito tu primer master.

Recuerda que las mejores prácticas de masterización se ajustan a las necesidades de la música. El procesamiento no puede reducirse a un método objetivo, ya que es imposible clasificar todas las mezclas de música en el mismo espacio sonoro. Céntrate en crear un equilibrio y mejorar cada mezcla en la que trabajes mientras masterizas la música.

Dominio de las preguntas frecuentes

Si todavía te cuesta entender cómo se construye una cadena de masterización, aquí tienes una rápida serie de preguntas y respuestas frecuentes para mejorar tu comprensión.

¿Qué debe haber en una cadena de masterización?

Al igual que la mezcla, la masterización puede ser muy subjetiva. Teniendo esto en cuenta, las cadenas de masterización suelen tener un par de grupos de plugins en común: esto incluye compresores, ecualizadores, limitadores y, potencialmente, plugins de imagen estéreo y otras herramientas creativas como excitadores. Los plugins no son el único aspecto importante de la cadena, sino que también es clave determinar el orden preferido de los plugins.

¿Dónde va el excitador en la cadena de masterización?

Es una cuestión de preferencia personal, pero muchos ingenieros prefieren utilizar esta herramienta creativa, a menudo opcional, hacia el final de la cadena de señalización. Recuerda que los excitadores también pueden utilizarse en el proceso de mezcla en tallos individuales en lugar de en la mezcla completa.

¿Hay que comprimir o ecualizar primero?

La cuestión de comprimir o ecualizar primero es muy subjetiva y depende del contexto de la mezcla. Dicho esto, puede tener sentido utilizar primero un ecualizador sustractivo, ya que las frecuencias duras que se compriman sólo se amplificarán. Sin embargo, no es raro que los ecualizadores vayan antes y después de un compresor, dependiendo de la situación.

¿Dónde se pone el limitador en una cadena?

Un limitador debería ser el último paso de la cadena de masterización. Puedes pensar en un limitador como un compresor ultrapotente. Por lo tanto, un limitador debe utilizarse con moderación para que la mezcla se amplifique, pero siga siendo dinámica. También tendrás que vigilar los niveles para poder entregar tu master correctamente a las plataformas de streaming.

¿Cuándo debo utilizar un excitador?

Un excitador es un plugin que añade una sutil distorsión armónica a una mezcla para hacer que una parte o sección del espectro de frecuencias se vea más favorecida. No es necesario utilizar un excitador en la cadena de masterización, pero puede ser conveniente utilizarlo antes de cualquier ecualizador por si el excitador conduce a alguna frecuencia no deseada.

¿Qué plugins debo utilizar para la masterización?

Los plugins específicos que utilices en la masterización son una cuestión de preferencia personal. Dicho esto, querrás utilizar compresores, ecualizadores, potencialmente saturadores, herramientas de ampliación estéreo y limitadores. La mayoría de las versiones básicas de los plugins de masterización vienen gratis con cualquier DAW.

El master de una canción es tan bueno como la cadena de señales de masterización y el ingeniero que está detrás. Esperamos que esta guía paso a paso te facilite la tarea de hacer que tus propias canciones suenen bien y que te sirva para diseñar todo el proceso de producción musical. Feliz masterización!

Da vida a tus canciones con una masterización de calidad profesional, ¡en segundos!