Nivel RMS para la masterización: Cómo conseguir el volumen perfecto

Nivel RMS para la masterización: Cómo conseguir el volumen perfecto Nivel RMS para la masterización: Cómo conseguir el volumen perfecto

La vida de un ingeniero de masterización puede ser bastante técnica, ya que cada producción de audio tiene sus propias necesidades para sonar lo mejor posible. El proceso de masterización gestiona el volumen máximo de las pistas, el rango dinámico y los niveles RMS, entre otros. En este artículo se explican las diferencias entre el nivel RMS, el LUFS y los valores de pico, así como su correlación.

¿Qué es el RMS?

RMS significa "root mean square", es una herramienta de medición que mide la sonoridad media de una pista de audio dentro de una ventana de aproximadamente 300 milisegundos. El valor mostrado es una media de la señal de audio. El valor RMS le dará una visión más precisa de la intensidad percibida de la pista musical para el oyente medio. Utilizar las herramientas de medición para visualizar el promedio RMS también le ayudará a evitar la distorsión, especialmente con la música alta.

A menudo, la música suena diferente para cada persona, pero hay muchas herramientas que los ingenieros de audio pueden utilizar para asegurarse de que la mezcla global suene bien. Además, también es esencial entender la diferencia entre RMS y LUFS. Aunque el RMS es beneficioso como punto de referencia para la sonoridad de tu pista, sigue siendo sólo una media y no una lectura 100% precisa. El LUFS integrado te mostrará la sonoridad de los archivos de audio pero con una representación más precisa de cómo nuestros oídos perciben el audio. Además, si comparas los niveles LUFS y RMS, y no tienen picos, es un buen indicio de que la mezcla es decente, y puede ser el momento de pasar a la masterización.

¿A qué nivel de RMS debo dominar?

Una de las partes más complicadas de la música es lo subjetiva que puede ser su creación y el producto final. Aunque esto es cierto, todavía hay muchas métricas con la masterización de audio que deben aterrizar dentro de ciertos parámetros. Con una pista fuerte que tiene el propósito de llevar un sonido audaz e intenso, deben tener un nivel RMS de aproximadamente -7dBFS a -12dBFS. Las pistas que no tienen tanta energía dinámica o partes más silenciosas, serían más adecuadas con un nivel RMS de -16dBFS a -18 dBFS.

Los niveles de pico en el audio pueden ser difíciles de manejar, y puede ser aún más difícil con más pistas que compiten por el mismo espacio de audio. Además, el uso de medidores de nivel es una buena manera de comprender mejor dónde se producen los picos de audio en el espectro de frecuencias. El rango dinámico de tu producción tiene una correlación directa con tu volumen máximo, y la forma de gestionarlo en tu pista requiere un enfoque único para las necesidades particulares de la producción.

Cualquier pista que esté causando que la mezcla tenga demasiada distorsión debe ser manejada en consecuencia con el resto de la mezcla. El valor RMS adecuado que buscas también varía según el estilo de la canción y el género y requerirá su propio enfoque de la mezcla para lograr el nivel RMS deseado. Algunas canciones requieren un enfoque más alto o más bajo, pero es vital asegurarse de que los niveles no lleguen a su punto máximo y que cada pista se mezcle en consecuencia.

Las diferencias de los valores RMS y de pico

El valor cuadrático medio (RMS) es una media de la sonoridad de la forma de onda en su conjunto. Esto también significa que un clip de audio breve, de un solo disparo, no tendría un valor tan alto como uno sostenido. Un medidor RMS se aproxima a la forma en que percibimos el sonido, lo que es importante porque nuestros oídos no captan todas las frecuencias y necesitamos visualizar el rendimiento del audio. Además, nuestros oídos no captan ciertos picos, por lo que necesitamos la ayuda de otras herramientas de medición de audio para obtener la lectura de valores más precisa.

En lo que respecta al valor de pico, éste determina el mayor voltaje que alcanzará una forma de onda. Si el audio alcanza un pico, aquí es donde empezarás a oír la saturación y la distorsión. Otra diferencia entre los valores de pico y RMS es que el pico muestra una lectura instantánea. Por el contrario, el RMS proporciona una lectura a lo largo de un corto periodo de tiempo de aproximadamente 300 milisegundos, como se ha dicho anteriormente en este artículo. Como músico, casi todas las creaciones tendrán un rango dinámico único, y es importante utilizar ambos medidores para determinar el nivel de pico, la sonoridad media, etc.

Cómo gestionar una mezcla de picos

Una frustración común entre los músicos es lo fácil que resulta hacer que su mezcla llegue a un pico. La música puede ser naturalmente ruidosa muchas veces, y aunque quieras capturar esa potencia, hay que gestionarla para que se convierta en una experiencia auditiva placentera. La corrección de los picos también requiere un enfoque de varios niveles con la ayuda de plug-ins como un medidor de sonoridad, o incluso herramientas de reducción de ganancia. Leer los valores de los picos es bastante fácil, y puede ayudarte a identificar el origen de lo que está causando el pico. Además, es esencial comprobar la sonoridad media y la sonoridad integrada.

Aunque sepamos trabajar y leer el espectro de frecuencias, no podemos oírlo todo, por lo que tener una visión proporcionada por un sonómetro es esencial para seguir dominando una producción de audio. La música suele contener muchos elementos diferentes, todos ellos ocupando su propio espacio. La mayoría de las veces, su sonoridad no estará al mismo nivel. Además, la lectura de los valores de sonoridad RMS e integrada te ayudará a determinar dónde hay que trabajar la mezcla.

La forma en que suena una mezcla es una combinación de frecuencias y, en muchos casos, estas frecuencias chocan entre sí o luchan por el mismo espacio. El rango dinámico de cada pista en la producción debe moldearse para que encaje con el resto del audio. Si esto se descuida, puede llevarnos rápidamente a una mezcla con picos. Además de utilizar métodos como la reducción de ganancia, ajustar el ecualizador de cada pista puede ser una solución fiable para tus objetivos de sonoridad. Además de las herramientas disponibles en el mundo actual de la producción musical, también sería beneficioso para tus técnicas de mezcla comprender las limitaciones del oído humano.

Percepción del audio

En el espectro de frecuencias, los humanos pueden oír entre 20 Hz y 20 kHz. Además, la pérdida de audición debida a la edad u otros factores puede limitar nuestro rango de frecuencias. Teniendo en cuenta que las capacidades auditivas de cada persona pueden ser algo diferentes, es esencial tener esto en cuenta para lograr una mezcla óptima. Una vez más, este factor de la percepción del audio es otra de las razones por las que es primordial comprender el rango dinámico, los niveles de pico, los LUFS integrados y otras unidades de sonoridad.

La forma en que nuestros oídos perciben el audio es también una guía sólida para saber cómo debes modificar tu ecualizador. Esto debería ser un buen equilibrio entre la habilidad técnica y el conocimiento de la psicoacústica. Por supuesto, las habilidades técnicas pueden llegar muy lejos en la producción musical, pero tener conocimientos de psicoacústica puede llevar tu pista al siguiente nivel. Además, con más pistas apiladas unas sobre otras, más frecuencias empezarán a quedar enmascaradas al estar luchando por el mismo espacio.

Para conseguir una mezcla deseable es necesario un equilibrio adecuado en todo el espectro de frecuencias. Aunque hay parámetros de frecuencia particulares con los que podemos trabajar, este puede ser un área subjetiva en la que trabajar. Nuestros oídos pueden ser engañosos en función de la gama de frecuencias que recibimos. A medida que envejecemos, el enmascaramiento de las frecuencias puede ser más común con nuestra audición. Esta es otra razón por la que es tan importante una representación visual de la sonoridad integrada, el nivel de pico, el volumen medio, etc.

La importancia del rango dinámico

Para dar un ejemplo rápido, el propósito de un compresor es manipular el rango dinámico de tu pista, y mucha gente no sabe que compresión es la abreviatura de compresión de rango dinámico. En muchos casos, los compresores se utilizan para controlar el nivel de pico de una señal de audio, lo que ayudará con el nivel medio en el rango dinámico. Aunque quieras utilizar tu rango dinámico tanto como sea posible, no hay una regla única para tus pistas.

Otro aspecto de la gama de dinámicas es la ubicación espacial de los sonidos en la pista. Tenemos dos oídos, y su posición nos permite escuchar la ubicación general o exacta de donde proviene un sonido. Esto también afecta a la producción musical y al rango dinámico de una pista. La ubicación espacial de los sonidos en el audio afectará directamente a la forma en que el oyente percibe el audio. Además, hay muchas formas de ampliar y perfeccionar el rango dinámico de tu mezcla. Trabajar con ecualización, compresión e incluso plug-ins de propagación estéreo puede ayudar a dar forma al sonido que buscas.

Cómo se correlacionan los RMS y los limitadores

Cuando trabajas en tu cadena de masterización, es muy probable que hayas aplicado un limitador. Aunque esta herramienta puede ayudar a aumentar el volumen percibido del audio, es más precisa que eso. Lo más probable es que tu audio haya alcanzado su nivel máximo después de añadir múltiples instrumentos y plugins. Utilizar el RMS y un limitador juntos te ayudará a determinar cómo debes establecer los parámetros del limitador. Además, te ayudará a identificar qué frecuencias están causando los picos.

Dado que los limitadores pueden dar a tu pista un aumento instantáneo de la sonoridad, es esencial asegurarse de que se utiliza de forma adecuada y se percibe correctamente en correlación con el rango dinámico de tu pista. Un limitador evitará que el nivel máximo de un audio se recorte y distorsione la pista. Además, forzar los parámetros de un limitador para conseguir una reproducción más fuerte no significa que la calidad de tu pista también haya aumentado. Si los parámetros del limitador, como el ataque, se han ajustado demasiado cortos o demasiado largos, pueden dañar el rango dinámico y los transitorios de la pista. El uso de limitadores en tu master es una práctica común en el mundo de la producción musical, pero su propósito y cómo afectan a la sonoridad de tu pista son a menudo mal entendidos.

Plugins para la medición de audio y sonoridad

Además de los consejos que hemos dado en este artículo, hay muchos plugins que te ayudarán a medir el volumen de toda la pista. Utilizar medidores de nivel en combinación con conocimientos técnicos te ayudará a refinar tus pistas y mejorar su calidad. A continuación encontrarás tres plugins diferentes que medirán varios aspectos de la sonoridad de tu pista.

Analizador de sonoridad BUTE 2

Este medidor de sonoridad de la BUTE te permite leer con precisión el rango de sonoridad y los LUFS integrados de toda la pista. También registra la línea de tiempo de tu canción para que puedas volver a visitar una parte concreta de la misma y releer la sonoridad. Puedes configurar el plugin para leer True Peak o LUFS, y también ofrece un modo compacto para ahorrar espacio en la CPU.

Características principales

  • Cambia manualmente entre las lecturas LUFS, True Peak y RMS.
  • Los múltiples preajustes para necesidades particulares de producción de audio pueden ajustarse manualmente y proporcionan una base sólida para ajustar los parámetros.
  • Una interfaz de usuario flexible y fácil de leer y un modo compacto para ahorrar espacio en la pantalla y la CPU.
  • Registro de reproducción que permite volver a visitar partes concretas del audio y obtener una nueva lectura de su volumen

iZotope Insight 2

Si necesitas un análisis de audio exhaustivo, el plugin Insight 2 de iZoptope lo cubre todo. Ofrece múltiples módulos que te permiten mostrar medidores del nivel de sonoridad de tu pista. Este plugin mide la anchura del estéreo, la sonoridad, las frecuencias y un emulador para entornos de escucha específicos que puede ayudarte a ajustar el audio a tu público objetivo.

Características principales

  • Interfaz de usuario personalizable que permite ver varios medidores de nivel al mismo tiempo.
  • Múltiples herramientas de medición de audio desde el rango de sonoridad, pico, pico real, LUFS integrado a corto y largo plazo, y medición RMS.
  • Muchos preajustes de base para el medidor de sonoridad.
  • Opciones de visualización en 2D y 3D para el módulo de espectrograma.
  • Módulos ampliables y ajustables para personalizar aún más el espacio de la pantalla y priorizar las herramientas de medición.

NIVELES

El plugin LEVELS de Mastering the Mix es conocido en la comunidad de ingenieros de audio por su facilidad de uso y simplicidad. Proporciona seis herramientas de medición de audio diferentes y viene con un montón de preajustes para ayudar a los principiantes. Si quieres que tu pista suene más fuerte, este plugin te ayudará a refinar la sonoridad de tus pistas, los niveles de pico, el rango dinámico y mucho más. A continuación encontrarás algunas de las principales características de este plugin.

Características principales

  • Una interfaz de usuario sencilla con parámetros autoexplicativos.
  • Preajustes útiles para ingenieros de audio principiantes y experimentados por igual.
  • Medición de audio en profundidad con seis medidores de nivel diferentes, como pico, campo estéreo, LUFS, LRA (rango de sonoridad), rango dinámico y espacio de graves (analizador de bajos).

En conclusión

El oído humano es bastante complejo en cuanto a la forma de percibir el audio, y ser capaz de visualizar el rango dinámico y la sonoridad de tu pista es esencial para optimizar la mezcla de tu pista en su conjunto. Aunque la música es subjetiva, el nivel medio de sonoridad de tu producción debe proporcionar siempre una experiencia auditiva agradable. Para medir con precisión la sonoridad, tienes que comprobar el RMS, los niveles de pico, los parámetros del limitador y el resto de herramientas de medición de las que hablamos en este artículo. Trabajar con tus oídos en combinación con estos medidores de sonoridad sólo refinará tu mezcla hasta su máximo potencial.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué es el RMS en la masterización?

Se trata del nivel medio de salida de la sonoridad durante un corto período de tiempo

¿Qué nivel debe tener mi maestro?

En términos de RMS, para las pistas más ruidosas, se sugiere aterrizar entre -7dBFS a -12dBFS y -16dBFS a -18 dBFS para las partes más silenciosas.

¿Cómo se aumenta el RMS en la masterización?

En resumen, puedes aumentar el RMS de tu pista disminuyendo el rango dinámico. La modificación de este parámetro te permitirá ajustar las partes más altas y más bajas de la canción, lo que conlleva un aumento del RMS.

¿A qué dB debe estar mi mezcla antes de la masterización?

Se recomienda que los picos se sitúen entre -18 dB y -3dB en la mezcla para que haya suficiente espacio para el proceso de masterización.

¿Cómo se puede aumentar el RMS sin llegar a los picos?

Hay múltiples maneras de conseguir este resultado, pero uno de los principales métodos es utilizar un limitador en la cadena maestra. Puedes ajustar los parámetros de este plugin para limitar cualquier pico.

¿Cómo se calcula el RMS?

El RMS se calcula con una media de los niveles de sonoridad de un periodo de unos 300 milisegundos utilizando un medidor de nivel.

¿Cómo se convierte el RMS en vatios?

Con la relación de conversión de 1 vatio igual a 0,707 RMS, todo lo que tienes que hacer es dividir el valor RMS por 0,707.

¿Por qué se utiliza el valor eficaz en lugar de la media?

Se utiliza RMS porque es la abreviatura de raíz cuadrada media, que es como se calcula la sonoridad media.

¿Son mejores más vatios RMS?

Aunque tener más vatios RMS puede proporcionar más potencia, también conlleva más distorsión. Por tanto, la cantidad de potencia aplicada debe depender de las necesidades del audio o del equipo.

¿Son buenos los 18 vatios RMS?

No se trata de si es bueno o malo; se trata de conocer tus umbrales. Por ejemplo, 20 vatios RMS es la cantidad máxima de potencia limpia que pueden suministrar los amplificadores. En este caso, todo lo que supere los 20 vatios RMS empezará a distorsionar el audio.

Da vida a tus canciones con una masterización de calidad profesional, ¡en segundos!