Compresión vocal: Cuándo y cómo comprimir las voces

Compresión vocal: Cuándo y cómo comprimir las vocesCompresión vocal: Cuándo y cómo comprimir las voces

No hay nada más poderoso que una voz principal destacada. Cuando la voz impacta, toda la canción lo hace también, y por eso los ingenieros de mezcla dedican tanto tiempo a dominar el arte de mezclar voces. Hay algunas herramientas clave que los ingenieros utilizan para mezclar las voces . Una de las más importantes, pero tristemente incomprendida, es el compresor de voces.

Cuando se trata de producir una interpretación vocal potente, la compresión vocal es tu mejor amiga. Esta sutil pero potente herramienta ayuda a que las voces suenen presentes y dinámicas, al tiempo que mantiene un grado de consistencia en todo el rango de la grabación.

Dicho esto, una gran potencia conlleva una gran responsabilidad: una compresión demasiado fuerte puede hacer que una voz suene plana, mientras que una voz con una compresión insuficiente puede ser increíblemente inconsistente y difícil de escuchar.

Por suerte, hemos elaborado la guía definitiva sobre la compresión vocal, que incluye los ajustes de compresión vocal y los detalles que te ayudarán a entender este concepto esencial de la mezcla. También detallaremos los diferentes tipos de compresores y explicaremos dónde puedes utilizarlos para que puedas empezar a incorporarlos en tus sesiones. Vamos a sumergirnos en ello!

¿Qué es la compresión y cómo funciona?

¿Qué es un compresor? Básicamente, un compresor es una herramienta que reduce el rango dinámico de una señal de audio, o la distancia entre los puntos más bajos (en términos de amplitud) y más altos de una señal de audio. Los compresores son únicos en el sentido de que pueden reducir el rango dinámico de forma suave y consistente para evitar picos o recortes en los puntos más altos de una señal.

Lo hace a través de un proceso llamado reducción de ganancia, creando un techo llamado umbral que las partes más altas de una señal de audio no pasarán. Los compresores pueden utilizarse en una gran variedad de instrumentos, y la elección de comprimir las voces no es una excepción a la regla.

En resumen, los compresores crean un sonido más consistente y a menudo percibido como "más fuerte". También pueden añadir calidad tonal a la pista afectada o pueden utilizarse para dar forma a los transitorios de una señal concreta.

¿Cómo se utiliza un compresor?

Un compresor se controla utilizando los controles estándar como el umbral, el ratio, el knee, la reducción de ganancia, a lo largo del ataque y la liberación. Deberás ajustar estos controles de forma metódica y lenta para no acabar con una señal sobrecomprimida. En primer lugar, vamos a ver para qué sirve cada uno de los controles del compresor.

Las partes de un compresor

Tenga en cuenta que estos son sólo los ajustes básicos del compresor. Los compresores más especializados pueden tener otros controles útiles, como un mando de secado/humedecido, pero estos parámetros básicos deberían estar disponibles en cualquier compresor estándar.

Umbral

Puedes pensar en esto como el "techo" de tu compresor. El umbral de un compresor determina el punto en el que el compresor empieza a actuar. Siempre que el audio sea más alto que el umbral, el compresor entra en acción para reducir la ganancia o amplitud de esa señal, como se muestra en el medidor de reducción de ganancia. Los compresores hacen que los sonidos bajos sean más fuertes, pero también reducen la amplitud de los sonidos más fuertes para conseguir una señal de audio más consistente.

Ratio

Se trata de cuánto se reduce el volumen, o de lo potente que es la reducción de la ganancia. Cuanto mayor sea la relación, más intensa será la compresión.

Ataque

El ataque se refiere a la rapidez con la que el compresor entra en acción tras ser activado por el audio que se extiende más allá del umbral. Los tiempos de ataque lentos pueden hacer que algo suene más punzante y dinámico. Los tiempos de ataque más rápidos pueden ser más precisos, pero pueden parecer un poco más obvios desde el punto de vista del oyente.

Libere

Es el tiempo que tarda un compresor en volver a su nivel de reposo después de ser activado.

Rodilla

El knee es la intensidad de la compresión. La compresión más sutil utiliza una rodilla suave (1,0) y la compresión agresiva utiliza una rodilla dura (0) que es más evidente.

Ganancia de maquillaje

Se trata de un aumento de volumen producido por la compresión para compensar la reducción de ganancia necesaria. La ganancia de compensación aumenta el volumen de la señal totalmente comprimida.

Medidor de reducción de ganancia

El medidor de reducción de ganancia muestra la cantidad de ganancia que debe reducirse para comprimir una señal determinada. Esto también puede indicar la intensidad con la que trabaja un compresor: cuanto mayor sea el db de reducción de ganancia, más intensa será la compresión.

Cómo utilizar cualquier compresor

Cuando utilices un compresor, deberás buscar la compresión más natural posible. Aunque cada uno tiene su propia filosofía a la hora de utilizar la compresión, los objetivos son más o menos los mismos: utilizar uno o varios compresores para producir una pista con un sonido consistente que no suene antinatural o sobrecomprimido.

Una vez que entiendas cómo funcionan el umbral, la rodilla, el ataque y la liberación, la mejor manera de aprender cómo funcionan los compresores es utilizarlos tú mismo. Una forma de hacerlo es pasar tiempo en una sesión en blanco con una voz sin procesar. Añade diferentes compresores de uno en uno a la pista de audio y observa con tus ojos y oídos cómo afectan a la señal.

Sepa que todos los compresores son diferentes. Algunos suenan modernos y tienen un sonido más nítido y preciso, pero estos compresores pueden ser tan deseados como un compresor más lento que puede aportar una calidez analógica. Algunas de estas características se pueden identificar a través del nombre de los compresores, pero lo mejor es conocer tu suite de plugins de oído. Pasa suficiente tiempo en tu DAW para que puedas entender dónde y cuándo debe usarse cada compresor.

Dos compresores con los mismos ajustes pueden tener resultados sonoros muy diferentes en función de la configuración, pero aquí hay un par de reglas generales que puedes tener en cuenta al configurar tu compresor:

  1. Empiece con un tiempo de ataque medio como punto de partida y ajústelo según sus preferencias. Un ataque rápido acelera la velocidad de compresión, lo que puede ser preferible para voces complejas. Por el contrario, un ataque lento permite que la cola de un sonido sobresalga. Un tiempo de ataque lento puede facilitar que otros instrumentos de la mezcla destaquen sin interferir con el resto de la sesión.
  2. Una estrategia es marcar un ajuste de ratio alto y luego reducirlo. Un umbral más alto comprimirá menos, ya que el umbral determina el punto en el que el compresor aplica su magia. Empezando con un umbral más bajo y una relación alta, podrás oír claramente lo que hace el compresor... Pero ten cuidado, con la ganancia de maquillaje, esto puede volverse muy ruidoso rápidamente.
  3. Elija un tiempo de liberación medio de unos 40 ms como punto de partida. Recuerde que el ajuste de liberación dicta la rapidez con la que el compresor respira o suelta la señal procesada. Si consigues que el compresor bombee al ritmo de la música, tendrás un flujo de procesado que sonará natural y agradable. El ataque y la liberación deben trabajar en conjunto para producir su estilo preferido de compresión.
  4. Una vez que hayas encontrado un buen equilibrio entre el ataque y la liberación, ajusta la relación y el umbral de la compresión. Lo ideal es tener una media de 2 a 3 db de reducción de ganancia en la mayoría de las pistas. Los géneros musicales más pesados pueden requerir más db de reducción de ganancia... No hay reglas rígidas y rápidas, pero deberías usar tu ataque y liberación, umbral y ganancia de compensación para producir una señal dinámicamente consistente.

Es posible que lo que más te moleste sea el tiempo de ataque. Podría decirse que los controles de ataque y liberación son los que más influyen en el tono de la señal de audio, así que tómate tu tiempo durante el proceso de compresión.

Además, recuerda que esto es sólo un punto de partida para un solo compresor. No es raro tener dos compresores o más en una sola pista, sobre todo si utilizas tipos de compresión más especializados, como la compresión multibanda o la compresión de tubo para una presencia más cálida.

¿Qué es la compresión vocal?

Los compresores se utilizan en una gran variedad de sonidos. La compresión vocal se aplica a casi todas las pistas de voz principal y de fondo, ya que uno de los aspectos más complicados de la gestión de las voces es el control del rango dinámico. Las tomas vocales pueden variar enormemente en función del instrumento, la interpretación y la formación general del cantante. Una pista vocal refinada tiene la cantidad justa de compresión para que las voces suenen fuertes, adelantadas y llenas de vida, aunque consistentes.

Se trata de un equilibrio difícil de conseguir, sobre todo porque cualquier pista necesita una cantidad de compresión personalizada. Cualquier profesional del sonido sabe que la compresión vocal adecuada se consigue cuando se crea una pista vocal natural y suave en la sesión. Esto puede llevar años de trabajo, pero merece la pena, ya que las voces fuertes y modernas pueden hacer o deshacer una pista.

Compresión vocal por género

Es importante tener en cuenta que cada género tiene su propio conjunto de parámetros estilísticos que afectan absolutamente a la forma de enfocar la compresión. Aquí tienes un resumen básico de la compresión vocal por géneros:

  • Pop y R&B: Estos géneros gravitan hacia un sonido nítido y pulido, a menudo con grandes cantidades de procesamiento y efectos según sea necesario.
  • EDM: La música electrónica tiene muchas similitudes en cuanto a los enfoques de compresión del pop y el R&B, pero lo lleva un paso más allá: no es raro ver tipos de compresores más pesados, como la compresión de cadena lateral o un procesamiento más notable en este género.
  • El rock: La música rock permite un gran énfasis en la gama de frecuencias medias altas. Las voces del rock también pueden situarse más atrás en la mezcla, lo que puede permitir una mayor cantidad de compresión que los géneros pop. Esta tendencia a una gran cantidad de compresión se traduce en géneros relacionados con el hardcore o el metal.
  • El jazz: Con la música de jazz, es esencial preservar la naturaleza del sonido en vivo de la voz tanto como sea posible. Deberás mantener el control dinámico al mínimo para conservar la energía de la grabación original. Estas grabaciones también tienen pocos efectos evidentes o procesamientos adicionales.

Aunque se trata de directrices generales para algunos de los principales géneros, siempre hay excepciones por razones estilísticas o de otro tipo. Tómate estas directrices con un grano de sal y utilízalas como marco básico para tu filosofía de compresión mientras te sumerges en una sesión.

¿Cuándo hay que comprimir las voces?

En general, las voces necesitan algún tipo de compresión, ya que son un instrumento muy dinámico. Teniendo esto en cuenta, los ajustes de compresión de las voces varían mucho dependiendo del caso de uso particular dentro de una sesión. Puede que necesites un compresor o seis, pero la cuestión principal es que la mayoría de las pistas necesitan algún tipo de compresión en las voces para producir un sonido consistente y suave que sea agradable para el oyente.

¿Dónde debe colocarse un compresor vocal?

Aplicar compresión a las voces es una parte esencial del proceso de mezcla. Dicho esto, puede haber una gran variación en términos de tipos de compresores y dónde se elige utilizar un compresor dentro de la cadena de efectos de audio de una voz.

Si necesitas ecualizar una voz para eliminar cualquier imperfección de audio, es una buena idea hacerlo antes de utilizar un compresor vocal. Esto se debe a que la compresión vocal sólo amplificará el sonido preexistente hasta cierto punto, por lo que seguramente querrás comprimir las voces que sean lo más refinadas posible.

Sin embargo, recuerda que siempre es mejor conseguir una grabación mejor de una voz que compensar en exceso con EQ y otros efectos: cuanto mejor sea la grabación de origen, mejor sonará la voz. También puedes utilizar un ecualizador después de usar un compresor. Esto se debe a que la compresión tonal puede añadir ciertas imperfecciones dentro de la señal de audio que puedes afinar con un ecualizador.

Por lo tanto, no hay una regla rígida sobre dónde deben usarse los compresores y dónde no. De hecho, la mayoría de los ingenieros utilizan varios compresores mediante un método llamado compresión en serie.

Este método permite un sutil control dinámico con una ligera compresión de cada compresor. En lugar de utilizar un solo compresor, la señal de audio puede beneficiarse del tono y el control contextual del segundo compresor. Un segundo compresor (o más) no siempre es necesario, pero puede proporcionar más consistencia dinámica dependiendo de lo que venga antes o después.

Tipos de compresión

Antes de entrar en los mejores ajustes de compresión vocal y en cómo puedes empezar a comprimir las voces desde tu DAW, es importante entender que un plugin de compresión puede tener una gran variedad de usos. Estos son algunos de los principales tipos de compresión vocal que debes tener en cuenta al abordar cualquier sesión de mezcla.

Compresión tonal

Este tipo de compresor seguirá proporcionando una reducción de la ganancia y una dinámica más consistente, pero también aportará su propia calidad tonal. La compresión tonal puede añadir calidez y presencia a una voz, permitiendo que la pista se sitúe adecuadamente dentro de una mezcla. Esta categoría general de compresores puede abarcar compresores más específicos, como la compresión de válvulas o VCA, de la que hablamos a continuación.

Compresión dinámica

La compresión dinámica se utiliza principalmente para igualar la ganancia de toda la señal de audio. Además, la compresión dinámica reduce los picos de las secciones fuertes de las voces pesadas y eleva las partes bajas de toda la voz. Con la compresión dinámica, lo que se pretende es crear una pista de audio más suave.

Encontrar el equilibrio

Es esencial encontrar un equilibrio entre la señal vocal original y la señal vocal comprimida. Esto se debe a que una voz demasiado comprimida puede sonar plana y poco natural, lo que hará que el oyente se sienta sin vida. En el otro extremo del espectro, las voces agresivas que no están suficientemente comprimidas pueden resultar abrasivas y fuera de lugar.

Por estas razones, puedes considerar la utilización de un proceso llamado compresión paralela, que se discute más adelante. En cualquier caso, la voz comprimida ideal debe ser dinámicamente consistente, pero conservando gran parte de la energía y la sensación de la voz original.

Compresión de las voces de fondo

También hay que tener en cuenta que, al comprimir las voces de fondo, el enfoque será diferente al de las voces principales. Con las voces de fondo, es menos importante mantener la energía original de los coros.

Dado que los coros están pensados para ser escuchados en segundo plano, pueden estar más comprimidos. Los ajustes de compresión más fuertes pueden ayudar a que los coros se mezclen y se integren adecuadamente en el contexto de la mezcla. También puede tener un ataque rápido y una rodilla dura con los coros para que pueda producir un nivel de salida lo más consistente posible.

Otros tipos de compresión

Dentro del mundo de la compresión vocal, hay muchos tipos diferentes de compresores a tu disposición. Estos son algunos de los distintos tipos de compresores que debes tener en cuenta a la hora de procesar tus voces.

De-Esser

Un De-Esser es un tipo especial de compresor que se dirige principalmente a las frecuencias duras en el rango de 4,5 kHz a 9 kHz. Estos sonidos ásperos, principalmente los ruidos "S", "T" o "P", se denominan comúnmente sibilancia.

Los desespesadores funcionan comprimiendo estas regiones cuando se activan por el umbral establecido por el ingeniero. El compresor se cierra siempre que este rango de frecuencias establecido supera el techo del umbral, reduciendo así la sibilancia.

Compresión paralela

La compresión paralela es el proceso por el cual una señal de audio comprimida se mezcla directamente con la señal de audio sin tocar. Este tipo de compresión puede conservarse ya que preserva intrínsecamente la energía de la voz original al tiempo que proporciona un sonido general más pulido y consistente.

Limitador

Un limitador es básicamente un compresor ultra potente. No siempre se utiliza un limitador en las voces, pero en algunos casos pueden ser instrumentales. Siempre que utilices un limitador, es imprescindible que lo hagas con sutileza: Estas herramientas son extremadamente potentes y pueden sobrecomprimir fácilmente una señal si no se tratan con cuidado.

Compresión multibanda

La compresión multibanda es como una forma más específica de compresión general. La abrazadera del compresor sólo se dirige a la gama de frecuencias seleccionada, permitiendo un control independiente entre las diferentes partes de la señal.

Puedes utilizar la compresión multibanda para obtener un mayor control sobre tu sonido, o como una forma de crear tu propio de-esser. Estas herramientas tan útiles facilitan a los productores el ajuste fino de los compresores según las necesidades únicas de la señal de entrada.

Compresión de la cadena lateral

La compresión de cadena lateral, a veces denominada "ducking", es un tipo especializado de compresor que se atenúa según el nivel de entrada de audio seleccionado de otra pista dentro de la sesión. Esto puede ser increíblemente útil para diferentes sonidos que tienen frecuencias que compiten.

Por ejemplo, el bajo y el bombo comparten una gran cantidad de bajos turbios que pueden enturbiar la mezcla rápidamente. Para que ambos elementos destaquen adecuadamente dentro de la mezcla, debes utilizar la compresión de cadena lateral.

El compresor se colocaría en la pista que quieras comprimir. En este caso, sería el bajo, ya que quieres que el sonido del bombo destaque entre el zumbido constante de las notas del bajo. Puede seleccionar "Sidechain" y luego seleccionar la entrada como el grupo de patadas o de batería. Esto hará que el bajo baje de volumen cada vez que se toque una patada.

Compresión de la cola

Este tipo especial de compresión tiene como objetivo "pegar" varias pistas juntas, por lo que es ideal para los coros o las pistas vocales múltiples. No obstante, puedes utilizar este compresor en una sola pista de voz o de instrumento.

Cabe destacar que este tipo de compresor está diseñado para emular un compresor analógico de los años 80, por lo que puede actuar también como una forma de compresión tonal.

Compresión del tubo

Este tipo de compresión tonal está diseñado para añadir calidez a una mezcla emulando los equipos de hardware que utilizaban válvulas para ayudar a colorear el sonido. Muchos productores siguen utilizando compresores de válvulas para conseguir ese sonido característico.

Compresión VCA

La compresión VCA es el acrónimo de los compresores de amplificador controlados por tensión. Estos precisos compresores ofrecen una experiencia de compresión más especializada, ya que tienen parámetros de control para dictar si se aplica o no la reducción de ganancia a una señal de audio de entrada. Encontrará que este tipo de compresores tienen un sonido limpio, sin mucha coloración en contraste con los compresores de tubo o cola.

Cómo comprimir las voces: Cómo producir una interpretación vocal fuerte

Veamos un enfoque básico para comprimir las voces. Al igual que con cualquier mezcla de voces, recuerde que debe tratar de utilizar la menor cantidad de compresión necesaria en cualquier pista. Asegúrate de que tienes la mejor grabación posible antes de empezar a procesar los efectos de audio para cualquier voz.

También merece la pena explorar la compresión de hardware en la señal de entrada de un vocalista. Estos compresores, aunque son caros, pueden proporcionar una presencia y calidez que pueden ser difíciles de replicar digitalmente.

Una vez que tengas tu grabación pulida, estos son los pasos básicos para comprimir tu voz.

Compresión de las voces

Aquí tienes un proceso paso a paso para comprimir tus voces. Considera este esquema como un marco básico de cómo podrías abordar la compresión de tus voces en lugar de un esquema rígido de cómo deberías abordar tu procesamiento.

  1. Determina tus objetivos. No deberías poner un plugin o efecto en una pista a menos que sepas lo que quieres conseguir. Recuerda que, por lo general, cuanto menos compresión necesites en una pista, mejor, para que puedas conservar la energía original de la señal de entrada. Ten en cuenta dónde quieres que se sitúe tu voz y qué tiene sentido en el contexto del género.
  2. Ecualización sustractiva de las imperfecciones. Lo ideal es que no haya muchas imperfecciones que debas eliminar de tu voz. Sin embargo, si tienes ciertas frecuencias o tonos en tu audio fuente, definitivamente querrás ecualizarlos antes de comprimirlos, ya que la compresión sólo amplificará esos sonidos no deseados. Sin embargo, este punto es subjetivo: algunos ingenieros creen firmemente en utilizar un ecualizador vocal después del compresor y no antes. La buena noticia es que puedes hacer ambas cosas o ninguna. Lo más importante es que cada decisión que tomes debe estar dentro del contexto de tu cadena de efectos de audio. Piensa en tus objetivos para el compresor a nivel micro, pero también a nivel macro con respecto al resto de la sesión.
  3. Establece un tiempo de ataque. Los controles de ataque y liberación son posiblemente los controles estilísticos más importantes del compresor, así que querrás tomarte tu tiempo aquí. Es una buena idea bajar el umbral y subir el ratio para que puedas escuchar claramente cómo el compresor está afectando a la voz. Un buen tiempo de ataque inicial es de unos 10 ms. Una vez que estés en este ajuste inicial, experimenta con diferentes opciones de tiempo de ataque y observa cómo afectan a la voz. Un tiempo de ataque lento puede hacer que la voz tenga más garra y se muestre en la mezcla. Un ataque rápido pretende comprimir la voz lo más rápidamente posible para conseguir una sensación más precisa y consistente. Prueba los ajustes de ataque lento y rápido para ver cómo se integran en la mezcla.
  4. Determine el tiempo de liberación. Ahora, es el momento de ajustar la configuración de liberación. Puedes empezar con un nivel medio alrededor de 40 ms. Un tiempo de liberación más lento producirá una voz que se siente más conectada al fluir al mismo nivel. Un tiempo de liberación más rápido puede hacer más distinción entre las diferentes partes de la señal de audio. Al igual que con el ataque, pruebe diferentes opciones de tiempo de liberación - la experimentación es la clave.
  5. Finaliza tu compresión y comprueba la reducción de ganancia. Una vez que hayas encontrado un equilibrio feliz, es el momento de adaptarse a un umbral más alto y una relación de compresión más baja. Ajusta estos parámetros hasta que hayas conseguido unos 2 o 3 dB de reducción de ganancia o al gusto.
  6. Considera la posibilidad de automatizar el volumen o la ganancia del clip. A veces, la compresión puede quitarle vida a una voz. Si necesitas toda la compresión que has aplicado con coherencia pero te falta algo de la potencia original de la voz, ¡experimenta! Puedes utilizar la automatización del volumen para crear tensión en toda la mezcla vocal. No olvides que también puedes automatizar la ganancia de clip de tu compresor, lo que puede dar un sonido más orgánico. Automatizar la ganancia de clip o el volumen puede resultar tedioso, pero estos pequeños detalles pueden llevar tu voz al siguiente nivel. Si todavía no consigues el equilibrio sonoro que buscas, es un buen momento para probar a utilizar la compresión en paralelo para crear una mezcla entre tus señales procesadas y no procesadas.
  7. No te detengas ahí. Una vez que tu compresor esté ajustado al nivel deseado y automatizado al gusto, no olvides añadir otros efectos o plugins a tu pista. Es posible que lo que añadas a una pista determinada requiera que vuelvas a modificar los ajustes de tu compresor vocal principal. Tampoco hay nada de malo en tener más de un compresor en tu voz, sobre todo porque los compresores pueden utilizarse para fines increíblemente diferentes.

Al igual que cualquier otra habilidad, es esencial reconocer que la compresión vocal requiere mucha práctica y entrenamiento. Sigue probando diferentes métodos y busca otras filosofías de compresión para ampliar tu enfoque en el camino.

Además, presta atención a la forma en que otros ingenieros comprimen las voces mediante una o dos pistas de referencia. Siempre es una buena idea arrastrar una pista de referencia a tu sesión para facilitar la comparación y el contraste mientras configuras tu compresión vocal.

Preguntas frecuentes sobre la compresión vocal

¿Todavía tienes problemas para entender la compresión vocal? Aquí tienes un par de preguntas y respuestas frecuentes para ampliar tu comprensión de la compresión vocal.

¿Cuánta compresión necesitas para las voces?

Por ejemplo, una canción de hip-hop necesitará un tipo de compresión diferente al de una canción pop. Dicho esto, una regla general es que debes tener la suficiente compresión para que la voz salga adelante, sin matar la dinámica. Confía en tus oídos por encima de todo.

¿Hay que comprimir o ecualizar primero?

Es una buena idea eliminar cualquier imperfección antes de comprimirla, ya que los compresores sólo harán que esas imperfecciones aparezcan más en la mezcla. Sin embargo, no es raro que haya que ecualizar antes y después del compresor en la cadena de efectos, ya que la compresión puede añadir cualidades tonales que pueden necesitar algún retoque adicional.

¿Debo utilizar un limitador en las voces?

Definitivamente puedes utilizar un limitador en las voces, aunque tendrás que hacerlo con cuidado, ya que son esencialmente compresores ultrapotentes. Ciertos géneros, como el pop, pueden adoptar un sonido más comprimido. También vale la pena probar la compresión paralela en este caso y enviar sólo una parte de la voz a través del limitador.

¿A qué se parece un exceso de compresión?

Una compresión excesiva produce una interpretación plana y poco dinámica que no tiene una sensación de "vida". Una voz demasiado comprimida resultará poco natural y aburrida para el oyente, por lo que es fundamental evitar este punto si es posible. Las voces principales deben ser consistentes, pero con cierto grado de fluctuación dinámica.

¿Qué volumen deben tener las voces en una mezcla?

Esto depende en gran medida del tipo de género musical al que te dirijas. Una de las mejores formas de determinarlo es utilizar una pista de referencia para poder comparar fácilmente los niveles de las voces en tu pista actual y la pista de referencia deseada.

¿Cómo hace la compresión que las cosas sean más ruidosas?

La compresión aumenta la ganancia de los puntos más bajos de una señal de audio, creando así la percepción de que toda la pista es más fuerte. Esto también puede hacer que el sonido sea más consistente, lo que puede ser más agradable para el oyente.

¿Hay que comprimir antes del auto-tune?

Es una buena idea proporcionar una compresión suave antes de usar el autoajuste para que el software pueda identificar más fácilmente los tonos en su señal de audio. Dicho esto, es posible que también necesites usar más compresión después del autoajuste, dependiendo de tu caso de uso.

¿Cómo sabes si tus voces están comprimidas?

Puedes ver la reducción de ganancia en tu compresor para ver que tu compresor está funcionando. Por otra parte, un sonido comprimido debería percibirse como más fuerte y consistente que la grabación original. La mayoría de las canciones modernas utilizan alguna forma de compresión para mantener la consistencia y crear una presencia en la mezcla.


La compresión vocal es un arte en sí mismo que no debe tomarse a la ligera. Los ingenieros pueden tardar años en dominar este concepto por sí solos, así que no te desanimes si tardas más de lo esperado en cogerle el tranquillo a esta habilidad increíblemente útil.

Aunque hemos dado un par de consejos generales sobre cómo comprimir las voces, recuerda que tus oídos son los evaluadores de sonido más importantes. Puede que no lo consideres así, pero los compresores pueden ser tan estilísticos y creativos como técnicos. Permítete experimentar con la compresión para encontrar lo que tiene más sentido para ti y tu sonido único.

Esperamos que esta guía te acerque un poco más a la producción de voces bien procesadas. Ahora ve a probar algunos de los compresores de tu DAW.

Da vida a tus canciones con una masterización de calidad profesional, ¡en segundos!