Cómo dominar una canción: La guía definitiva para el bricolaje

Cómo dominar una canción: La guía definitiva para el bricolaje Cómo dominar una canción: La guía definitiva para el bricolaje

Por fin has terminado de grabar tu canción. Después de horas de reescribir minuciosamente la letra de la canción, de sacar lo mejor de ti mismo y de hacer gala de tus habilidades de producción, tu obra está lista para ser lanzada al mundo.

Pero espera un momento: ¿cómo sonará tu canción junto a las de otros artistas? ¿Quedará bien en esa lista de reproducción de Spotify, o será llamativamente floja en comparación con las demás canciones? Amigo, aquí es donde entra en juego la masterización.

En este artículo vamos a profundizar en el proceso de masterización de una canción. Comenzando con una visión general de la diferencia entre mezclar y masterizar, pasaremos a ver qué opciones tienes a tu disposición a la hora de elegir cómo masterizar tu canción, junto con el equipo y el software que necesitas para lograrlo.

Encontrarás una guía paso a paso en la que se detalla cómo hacerlo tú mismo, junto con la forma de utilizar un sitio impulsado por la IA para que haga el trabajo pesado por ti. Añade algunos consejos, errores comunes a los que hay que prestar atención al comenzar tu viaje de masterización, un puñado de preguntas frecuentes, y tendrás una receta completa sobre cómo masterizar una canción.

¿Preparado? Hagamos esto.

¿Qué es la masterización?

En pocas palabras, la masterización es el último paso en la preparación de tu música para lanzarla al mundo. El llamado "arte oscuro" de la masterización incluye el ajuste de los niveles y la ecualización de una pista estéreo y la preparación para su reproducción y difusión. El trabajo también incluye la optimización de los niveles de volumen para cumplir las normas de la industria.

Otras tareas del día de un ingeniero de masterización son:

  • Eliminación de los reventones o defectos que no se hayan detectado en la fase de mezcla
  • Organizar las pistas en una secuencia final (para un álbum completo)
  • Añadir metadatos para la distribución

Masterización vs. Mezcla: ¿Cuál es la diferencia?

Es fácil confundirse cuando se habla de mezclar y masterizar una canción.

La mezcla consiste en tomar las pistas individuales de una canción y equilibrarlas mediante ajustes de volumen, ecualización, panorámica, compresión y otros efectos, para que la canción suene bien. Esto se convierte en una mezcla estéreo, lista para la masterización.

El proceso de masterización consiste en tomar esa mezcla final y ajustar los niveles y la ecualización, preparándola para su reproducción y difusión. Puede aumentar el volumen de la pista, ampliar la imagen estéreo y aportar una mayor claridad a tu himno.

En el caso de un álbum, la masterización también implica asegurarse de que todas las canciones tengan un equilibrio tonal y un volumen percibido similares.

Masterizar una canción tú mismo o contratar a un ingeniero de masterización

Aunque es tentador intentar mantener el control creativo sobre cada etapa del proceso de grabación, una de las principales ventajas de contratar a un ingeniero de masterización es tener una segunda opinión. Cuando lleves un tiempo mezclando una canción, perderás objetividad, y contratar a otra persona para que masterice la pista te proporcionará un par de oídos nuevos para detectar cualquier área problemática.

También puedes aprender mucho sobre tus propias mezclas si contratas a alguien. La masterización profesional te da una objetividad en tu trabajo que no conseguirás siendo completamente DIY, y en última instancia quieres mezclar con el master en mente. Recomiendo encarecidamente que contrates a un profesional para que trabaje al menos en algunas de tus mezclas, sólo para que puedas escuchar lo que se puede conseguir con la masterización.

Masterización por cuenta propia o por medio de un servicio de masterización en línea

Una alternativa a la masterización de tu propio trabajo (o a la contratación de otro) es utilizar un servicio en línea como eMastered . Las ventajas de utilizar un servicio en línea frente a hacerlo tú mismo es que aprovecharás los vastos conocimientos de muchos ingenieros de masterización y los aplicarás a tu pista en una pequeña fracción del tiempo que te llevaría aprenderlo por tu cuenta. También son una buena alternativa si el presupuesto de tu álbum es escaso y no queda mucho en el bote.

Servicios como eMastered dan a tu tema un resultado de masterización profesional en cuestión de minutos, analizando tu tema y comparándolo con otros de tu género. Puedes jugar con varios ajustes, lo que te da cierto control creativo sobre el resultado, y con eMastered puedes incluso probarlo gratis.

Así que si eres el tipo de artista dedicado que quiere centrarse en crear música y sacarla al mundo, o si te intimida la idea de masterizar por tu cuenta eMastered podría ser tu aliado.

Equipo/software necesario para dominar una canción

Gracias a los avances tecnológicos, a los músicos independientes les resulta más fácil que nunca controlar cada paso del proceso de grabación, y la masterización no es diferente. Hay una gran cantidad de herramientas asequibles para ayudarte a pulir tu música.

Si no te sientes lo suficientemente capacitado como para salir a comprar un software específico, ¡no te preocupes! Casi cualquier estación de trabajo de audio digital (DAW) incluirá todo el software que necesitas para dar a tus propias mezclas el procesamiento adicional que necesitas para que tus pistas brillen.

La masterización de audio no consiste simplemente en colocar un plug-in sobre la mezcla y darla por terminada. Se trata de la sutileza y el uso de los oídos. Es una habilidad que se perfecciona a lo largo de muchos años, y algunos dirán que es mejor dejar la masterización en manos de los expertos.

Pero seamos sinceros: eres un adicto al conocimiento y quieres alimentar tu materia gris. Ya sabes lo que es la masterización de audio y estás dispuesto a aprender sobre el proceso. Coge una taza de té y sigue leyendo.

Cómo dominar una canción en 15 pasos

Vamos a desglosar cómo dominar una canción en 15 pasos manejables:

  1. Cree su entorno de escucha
  2. Prepare su mezcla
  3. Comprobar los niveles de recorte
  4. Rebote en una pista estéreo
  5. Tómate un descanso
  6. Encuentre algunas referencias
  7. Escuchar y tomar notas
  8. Tómate otro descanso
  9. Escuchar de nuevo
  10. Control dinámico - compresión
  11. Control de tono - ecualización
  12. Otras mejoras
  13. Limitación de
  14. Comprobación final del nivel
  15. Rebote del maestro final

Verás que muchos de los pasos tienen que ver con la preparación. Alexander Graham Bell lo dijo mejor:

"Antes que nada, la preparación es la clave del éxito".

Tanto si estás inventando el teléfono como si lo dominas, este consejo es sólido. No te olvides de ponerte las pilas.

Así que vamos a desglosar estos pasos y ver qué implica cada uno de ellos.

Paso 1: Crear un entorno de escucha

El espacio en el que te encuentres afectará a la forma en que escuches la música que sale de los monitores de tu estudio. Así que si haces un buen trabajo de masterización de tu pista, pero tu sala está mal preparada, tu trabajo será inútil. Tu canción puede sonar muy bien en tu espacio, pero en cualquier otro lugar va a sonar, bueno, un poco mal. Así que asegúrate de que los monitores están bien colocados y de que la posición es la correcta. Si es necesario, trata tu sala de mezclas con paneles acústicos. Hagas lo que hagas, no domines los altavoces básicos del ordenador. Si no estás en condiciones de gastar dinero o tiempo en el tratamiento de tu sala, al menos considera la posibilidad de invertir en un buen par de auriculares, como los Sennheiser HD600.

Paso 2: Preparar la mezcla

Lo siguiente es tener una buena mezcla. Tacha eso; haz una buena mezcla. Aunque la masterización puede añadir brillo a tu pista, será mucho más fácil si la canción ya suena bien. Una mala mezcla sólo te dará problemas en la fase de masterización.

Si la caja está demasiado alta, un ingeniero de masterización puede domarla, pero es mucho mejor que la arregles primero en la mezcla. Si descubres algunos problemas en tu propia mezcla mientras estás en la fase de masterización, no tengas miedo de volver atrás y arreglar la mezcla primero. Al final merecerá la pena el esfuerzo.

Paso 3: Comprobar los niveles de recorte

Mantén tus mezclas limpias, con una mínima compresión de bus en las pistas. Comprueba los faders para asegurarte de que no hay clipping, y asegúrate de que dejas suficiente espacio libre en cada pista Y en la salida estéreo. Las partes más ruidosas de la pista deberían alcanzar un pico de -6dB.

Paso 4: Rebote de un archivo estéreo

Exporta tu mezcla original sin masterizar a la resolución (frecuencia de muestreo y tasa de bits) con la que se grabó. Tiene que ser un archivo sin pérdidas, por lo que en ningún caso lo rebobines a un mp3. Como mínimo, asegúrate de que las mezclas sin masterizar se exportan a 16bit/48kHz.

Si tu estación de trabajo de audio digital tiene una opción de "normalización" en el menú de rebote, asegúrate de que la casilla esté desmarcada antes de hacer el rebote.

Por último, importa tu(s) mezcla(s) a un nuevo proyecto en tu DAW. Si estás trabajando en varias canciones para un álbum, coloca cada canción en una pista diferente. A continuación, pasa inmediatamente al paso 5...

Paso 5: Tomar un descanso

Sí. Ya lo has oído; tómate un tiempo libre. Qué diferencia hace un día! Pero lo ideal es que dejes tu pista un par de días, o más, antes de volver a ella. Créeme, tu mente estará fresca, tus oídos estarán frescos y posiblemente hayas tenido tiempo de ducharte. Cuanto más tiempo puedas esperar entre la mezcla y la masterización, mejor podrás escuchar objetivamente tu trabajo.

Paso 6 Buscar algunas referencias

La primera herramienta en la masterización es echar mano de la canción de otra persona. La naturaleza aborrece el vacío, y a medida que trabajes querrás comparar lo que estás haciendo con algo que haya sido masterizado profesionalmente para mantenerte centrado y ayudarte a tomar las decisiones correctas.

Incluso si piensas contratar a un ingeniero de masterización o utilizar un servicio en línea, sería conveniente que eligieras algunas pistas de referencia para mantenerte a punto.

Elige una pieza que encaje con el tono y el estilo de tu tema. Si estás trabajando en un himno de la EDM, probablemente no quieras hacer referencia a un single de Nickelback (pero también, ¿por qué lo harías de todos modos?).

Importa estas pistas de referencia al proyecto que has configurado en el paso 4.

Paso 7: Escuchar la pista y tomar notas

Ahora siéntate y escucha con espíritu crítico la versión de tu canción sólo mezclada. ¿Esa pausa que te has dado? Te va a ayudar a identificar lo que falta en la mezcla. Estás escuchando con un par de oídos nuevos, y en esta primera escucha es donde vas a oír la mayoría de los problemas.

Escucha en tus monitores de estudio habituales. Escucha en diferentes sistemas de reproducción y toma notas sobre la marcha:

  • ¿Las frecuencias más altas suenan demasiado duras?
  • ¿Está embarrado en la gama de frecuencias bajas?
  • ¿Suena aburrido?

Al tomar notas, puedes ser intencional a la hora de trabajar y no pasar el resto de tu vida ajustando infinitamente las configuraciones. A veces hay que sacar al mundo a tu bebé.

Paso 8: Hacer otra pausa

A riesgo de exagerar, te recomiendo que te tomes otro descanso aquí, aunque sea de un par de horas. En serio, la fatiga de los oídos es una cosa, así que dale a tus oídos la oportunidad de refrescarse.  

Paso 9: Escucha las referencias y compáralas con tu mezcla

En esta fase querrás escuchar tus referencias. Es esencial que el volumen de esta pista coincida con el de tu mezcla. Baja el fader hasta que los picos de ambas pistas sean más o menos iguales. De este modo, no te engañarás al escuchar las cosas como resultado de una pista más alta.

Si tienes un analizador gráfico en tu DAW, utilízalo para medir el espectro de frecuencias de la mezcla de referencia y compararlo con el tuyo.

cómo dominar una canción

Un analizador de espectro le mostrará lo que sus oídos pueden estar perdiendo.

El secreto de un buen master es el contexto. El resultado final tiene que sonar bien en comparación con otras canciones, así que utiliza siempre una o tres pistas de referencia.

Paso 10: Control de tono - ecualización

Coloca un ecualizador en la parte superior de tu cadena de señal, idealmente uno lineal si tu DAW lo tiene. Están diseñados para afectar a varios instrumentos a la vez y tienen un sonido "limpio", ideal para la masterización en la caja. Consulta tus notas para ver lo que hay que arreglar.

Utilízalo con moderación para dar brillo a una mezcla aburrida (añade un pequeño y amplio refuerzo en torno a los 12kHz), o para eliminar el barro (saca algunos de los medios más bajos en torno a los 300Hz).

cómo dominar la música

El ecualizador lineal nativo de Logic tiene un sonido transparente.

Asegúrate de utilizar cortes y aumentos amplios en tus bandas de frecuencia, y no cambies nada más de 3dB - ¡recuerda que la sutileza es la clave de la masterización! Si una frecuencia necesita un cambio más significativo, lo más probable es que haya un problema con la mezcla.

Algunas personas también optan por añadir un ecualizador después de la etapa de compresión (ver más abajo), ya que los compresores pueden colorear el sonido. De nuevo se aplican las mismas reglas de sutileza.

Paso 11: Control dinámico - compresión

Si escuchas música clásica, te darás cuenta de que las grabaciones son notablemente más silenciosas que una canción pop normal. Esto se debe a que el rango dinámico de la música clásica es mucho mayor que, por ejemplo, un single de Post Malone. Si quieres que tu canción se adapte bien a una canción del Top 100 de la lista de éxitos, tendrás que domar tu rango dinámico (¡abajo, chico!). Entra el compresor.

El rango dinámico es la diferencia entre lo suave y lo fuerte que es la música. Un compresor básicamente "aplasta" una señal, reduciendo su rango dinámico. Esta señal resultante permite aumentar el volumen general sin que se produzcan picos, lo que hace que la experiencia auditiva sea más uniforme.

Volviendo a tu mezcla, inserta un compresor después del ecualizador en tu cadena de señal y empieza a controlar el rango dinámico. De nuevo, los cambios sutiles son la clave aquí.

  • Mantenga una proporción baja - alrededor de 1,5:1
  • Ajuste el umbral para obtener no más de 1-2dBs de reducción de ganancia.
  • Utilice un ataque lento. Empieza con unos 10ms y ajusta desde ahí.
  • Si su compresor tiene una función de liberación automática, utilícela. De lo contrario, ajuste la liberación hasta que respire al ritmo de su melodía.

cómo enmascarar las pistas

Elige un compresor que no coloree el sonido.

Vuelve a escuchar a menudo la versión mezclada de tu tema. Utiliza tus oídos: ¿se oye mejor o la estás estropeando? No todas las mezclas necesitan compresión; muchas pistas buenas se han arruinado por un exceso de compresión. Así que usa tu criterio. Y no te olvides de compararla con tu pista de referencia.

Paso 12: Otras mejoras

Hay un par de trucos más en la manga que pueden ser útiles en este momento.

Compresión multibanda:

Si tienes un problema en una zona específica del espectro de frecuencias, quizá quieras experimentar con un compresor multibanda.

Un compresor multibanda funciona de la misma manera que los compresores normales, excepto que puedes establecer el rango de frecuencia específico sobre el que quieres que actúe.

Así que si notas un rango medio inconsistente a lo largo de la canción, utiliza la compresión multibanda para atenuar ese rango de frecuencias con una pequeña reducción de ganancia (-2 a -3dB). ¿Recuerdas la sutileza? No necesitas mucho, sólo lo suficiente para remediar las partes inconsistentes.

Saturación:

Los plugins de saturación de cinta pueden añadir color a tu mezcla; hacerla un poco más emocionante, más completa. Dales un poco de ba-da-bing. Pero ten cuidado. Demasiada saturación puede provocar una distorsión no deseada. Así que usa tu criterio y peca de precavido. Especialmente en este caso, menos es siempre más.

Ensanchamiento estéreo:

Esto puede ayudar a que una mezcla suene demasiado recargada, ampliando la imagen estéreo y separando los sonidos. Puede sonar bien, pero también puede causar problemas de fase cuando el audio se reproduce en mono. Así que sé sutil, y lo ideal es que te mantengas alejado de él a menos que sea absolutamente necesario utilizarlo.

Paso 13: Limitación

La limitación es la etapa final de la cadena de masterización. Aquí puedes controlar la señal para asegurarte de que nunca supere un determinado nivel y aumentar el volumen general percibido de la pista.

Lo has adivinado: aquí también se necesitan ajustes sutiles.

  • Ajuste su salida entre -0,3 y -0,8 dBFS,
  • Ajuste su tiempo de liberación a 500ms (o automático si es una opción).
  • Aumenta la ganancia de entrada hasta que tengas unos 2dB de reducción de ganancia.
  • Reduzca el tiempo de liberación tanto como sea posible sin afectar a la calidad del sonido.

la mejor manera de dominar una canción

A pesar de lo que 2 Ilimitado dice, debería haber límites.

Algunas personas ponen primero el limitador y luego vuelven a las etapas anteriores. Es cierto que al hacerlo así, se pierde el momento mágico en el que el limitador se enciende y tu pieza casi masterizada se transporta inmediatamente a Loudsville. Pero la ventaja de trabajar a la inversa es que tus elecciones en las etapas de ecualización y compresión no se verán afectadas por el limitador, ya que lo estarás escuchando.

Con el limitador, intenta que el nivel coincida con el de la pista de referencia.

Paso 14: Comprobación final del nivel

Ya casi está.

Ahora que el máster suena mejor que la versión de mezcla, y que lo has comparado con tu(s) referencia(s), tienes que escuchar el resultado en una variedad de sistemas. El oyente medio no utilizará monitores de estudio de respuesta plana. Lo más probable es que escuche tu música en un coche, o con auriculares, o tal vez a través de un altavoz Bluetooth. Así que escucha tu master en diferentes sistemas de reproducción y a varios volúmenes para ver cómo suena. Si vas a masterizar mucho, puede tener sentido disponer de varias opciones de escucha desde la mesa de mezclas.

Lo último que hay que hacer antes de renderizar es comprobar el nivel de sonoridad final. Esto se puede hacer con un medidor LUFS, o un medidor de pico real.

Tutorial de masterización DIY

Si tu DAW no tiene un plug-in que pueda leer el nivel de ruido percibido, no te preocupes. A estas alturas, te has ganado el derecho a ser más tolerante.

Lo principal es asegurarse de que no hay recorte en la salida maestra. Si lo hay, reduce la ganancia de entrada en tu limitador.

Paso 15: Rebote del maestro final

pasos finales de la masterización de una canción

Sí, lo lograste. Lo has conseguido! Te has ganado el derecho a convertir tu canción en un archivo de audio con certificación de oro para su distribución entre todos los servicios de streaming. Aquí hay algunos ajustes básicos para usar cuando se renderiza un gran master:

  • Formato: WAV
  • Profundidad de bits: 16 bits
  • Velocidad de muestreo: 44kHz
  • Espacio para la cabeza: 1dBFS

Y si el archivo de audio de la mezcla estaba a una frecuencia de muestreo más alta, no olvides reducir la frecuencia de muestreo para garantizar una conversión suave.


Cómo dominar una canción con eMastered

Puede que haya ocasiones en las que no tengas la capacidad de hacer tu propia masterización: tal vez tengas que presentar tu canción para su distribución en sólo un par de horas, y tus oídos estén cocidos por la mezcla.

Sea cual sea la razón, a veces querrá confiar en un servicio en línea como eMastered para realizar el trabajo.

Con eMastered tienes la oportunidad de probar antes de comprar. Se trata de una sencilla interfaz de arrastrar y soltar en la que cargas tu mezcla y, si lo deseas, una pista de referencia.

masterización de una canción con emastered

Una vez cargado el archivo y procesado por el poder mágico de la IA, accederás a una página en la que podrás probar distintos ajustes en la canción.

guía de masterización de canciones diy

Puedes comparar la diferencia entre el master y la mezcla original en la pestaña de reproducción.

cómo dominar su propia música

Si estás masterizando un montón de canciones con un sonido similar, puedes aprovechar la página de preajustes para almacenar tus ajustes favoritos.

cómo dominar el audio

Las ventajas de utilizar un servicio en línea son la rapidez, la eficacia y el bajo coste. Si quieres aprender los entresijos de la masterización y cómo puede mejorar tus mezclas, puedes optar por el bricolaje. Si eres un artista que ha pasado mucho tiempo en el estudio con músicos en directo para grabar un álbum, contratar a un ingeniero de masterización puede ser el camino a seguir. Te recomiendo que pruebes las tres vías para ver cuál te conviene a ti y a tu música.


5 consejos de masterización musical para principiantes

Descansa tus oídos con frecuencia

Es fácil que los oídos se fatiguen al escuchar la misma pieza musical una y otra vez, así que asegúrate de hacer descansos regulares para que tus oídos se mantengan frescos.

Utilizar una pista de referencia

Utiliza una pista de referencia cuando masterices tu propia canción y asegúrate de consultarla a menudo. ¿Cómo se comporta tu canción con la referencia? ¿Demasiados graves? ¿No tiene suficiente pegada? Una referencia te ayudará a mantener el rumbo para conseguir una gran masterización.

Monitorizar a un volumen razonable

Es fácil poner en marcha tu sistema de reproducción y pensar que estás haciendo un trabajo increíble. Pero no lo hagas. Monitoriza a un nivel cómodo para evitar que tus oídos se cansen rápidamente y para no tomar decisiones incoherentes.

No agonice con las elecciones

Aunque estoy a favor de hacer algo lo mejor posible, hay una línea muy fina entre hacerlo bien y exagerar. A fin de cuentas, aprender a dominar es un viaje que puede durar toda la vida. Hazlo lo mejor que puedas y pasa al siguiente.

Menos es más

Tanto en lo que se refiere al número de plugins a utilizar, como a la forma de utilizarlos: no te pases de la raya. Yo recomiendo empezar con sólo tres plugins: EQ, compresión y limitación de picos. Y que los ajustes sean pequeños y meditados. Si necesitas hacer grandes ajustes, considera volver a la fase de mezcla.

Errores comunes de los principiantes

Uso de demasiados plugins

Mientras aprendes, limítate a lo básico. El ecualizador, la compresión y un limitador de picos son tus herramientas básicas. Una vez que hayas empezado a aprender un poco más sobre la masterización, podrás experimentar con la imagen estéreo, la saturación y otras herramientas.

Masterización en el bus de mezcla

Sí, no. Puede existir la tentación de hacerlo todo en un solo proyecto, pero ¡resiste! Rebota tu mezcla en un archivo sin pérdidas (es decir, con la misma frecuencia de bits y de muestreo con la que se grabó), e impórtala en un proyecto limpio y vacío. Así dispondrás de más capacidad de procesamiento y no te distraerás con interminables retoques de la mezcla.

Procesamiento excesivo

Si tus oídos están cansados por no haber descansado, o no has utilizado tu pista de referencia, es fácil pasarse con la ecualización y la compresión. Siempre vale la pena volver al día siguiente para asegurarse de que ese aumento de los agudos ha sido realmente bueno.

No comprobar el archivo en diferentes sistemas de reproducción

Puede que tu archivo estéreo final suene muy bien en tus Yamaha NS10, pero ¿has comprobado cómo suena a través de los diminutos altavoces del portátil de tu hermana?

Confiar en los preajustes

No me malinterpretes: los preajustes son un buen punto de partida. Pero querrás ajustar ese preset 'Rock Ballad Master' en tu ecualizador para que se adapte a tu canción en particular. Así que siéntete libre de marcarlos, pero no seas el Príncipe (o Princesa) de los presets.


Preguntas frecuentes sobre la masterización DIY

tutorial de masterización de música

¿Puede la masterización arreglar una mala mezcla?

En una palabra, no. Puede ayudar a suavizar las incoherencias y añadir claridad y brillo, pero no enmascarará una canción mal mezclada. Si te encuentras con problemas en la mezcla durante la masterización, considera la posibilidad de volver a la fase de mezcla para solucionar los problemas primero.

¿A qué volumen debe dominar su música?

Asegúrate siempre de que dejas al menos 1dBDS de espacio libre y de que no hay recortes en el canal principal. Los requisitos de los servicios de streaming y de las emisoras son diferentes, pero una buena regla general es aspirar a un LUFS integrado de -14.

¿Cómo se domina el extremo inferior?

Utiliza la compresión multibanda para domar las frecuencias bajas rebeldes. Recuerde que debe utilizar cantidades sutiles de reducción de ganancia: no más de -2 a -3dB. También vale la pena utilizar un corte de graves para atenuar todo lo que esté por debajo de los 3oHz. Esto deja espacio para que el extremo inferior respire.

¿Qué volumen debe tener mi mezcla antes de la masterización?

Aunque es tentador subir el volumen durante la mezcla, no lo hagas. En la fase de mezcla, las partes más ruidosas de la pista deben alcanzar un pico de -6dB. Y asegúrate de que no normalizas la mezcla mientras la rebotas. Esta opción suele estar marcada por defecto en algunos DAW.

¿Cómo de fuerte es un master de soundcloud?

SoundCloud normalizará tu canción a -14 LUFS, así que apunta a algo entre -18 y -10 LUFS.

¿Cómo sé si mi maestro es bueno?

Gran pregunta. Pruébalo en diferentes altavoces y en diferentes entornos de escucha. El estéreo del coche, el teléfono, los altavoces del portátil, una barra de sonido. ¿Puedes escuchar todo con claridad? ¿Hay algo que te llame la atención? En definitiva, cuanto más practiques la masterización, mejor lo harás.

¿Hay que utilizar una limitada antes de la masterización?

Definitivamente no. Deja todo el procesamiento de la mezcla para la fase de masterización. No dudes en utilizar un poco de compresión y ecualización en los canales auxiliares (por ejemplo, un bus de batería) para ajustar las cosas, pero deja el canal de salida sin ningún plugin.

¿Cuánto espacio libre debo dejar para la masterización?

Intenta que las partes más fuertes de tu mezcla alcancen un pico de -6dB en la fase de mezcla. De este modo, tendrás mucho espacio para procesar y aumentar el volumen percibido de tu canción.

¿Hay que normalizar después de la masterización?

Nunca marques la casilla "normalizar" cuando bajes el master final. Se estropeará todo el trabajo que has hecho para llegar a esta fase. Deja la normalización en manos de los servicios de streaming, que adaptarán tu master a sus necesidades.

¿Cuál es el mejor software de masterización?

Hay muchos plugins individuales, y suites, que pueden ayudarte a dominar la música. Pero lo más importante es confiar en tus oídos. Todas las técnicas que se comentan en este artículo pueden realizarse con los plugins que vienen con tu DAW, lo que significa que puedes practicar tu arte antes de gastar en software de lujo.

¿Es la masterización más difícil que la mezcla?

Algunas personas mezclan y dominan. Otros se inclinan más por una que por otra. Ambos requieren un buen oído, conocimientos técnicos y paciencia para practicar.

¿Qué plugins debo utilizar para la masterización?

Como mínimo, necesitarás un ecualizador, para controlar los distintos rangos de frecuencia; un compresor, para domar la dinámica; y un limitador, para elevar el volumen percibido de la canción y evitar el clipping. Si tu DAW dispone de un medidor de picos real, es estupendo, pero para empezar puedes arreglártelas sin él.

¿Cómo puedo mejorar la maestría?

A. De la misma manera que llegas al Carnegie Hall: ¡practica, practica, practica! Escucha tu propio trabajo y los lanzamientos comerciales con un oído crítico. ¿Qué es lo que hace que esa canción sea pop? ¿Cómo se puede comparar con tu trabajo? No te atasques en la rutina de pulir siempre una canción; pasa a la siguiente y céntrate en mejorar tu arte cada vez.

En conclusión...

La maestría es un arte misterioso que lleva años comprender y toda una vida perfeccionar. Practicar sólo te hará mejorar, así que no escatimes en tiempo cuando se trate de la etapa de masterización. Si quieres conocer más consejos y trucos sobre la masterización DIY, echa un vistazo a este artículo .

Da vida a tus canciones con una masterización de calidad profesional, ¡en segundos!